Mundo Obrero

PACTO SOCIAL

Termina el año sin bono y con los salarios más bajos de la región

Un bono para los privados del que solo hay rumores. Para los estatales, silencio de radio. Los trabajadores empiezan el 2020 con los salarios en dólares más bajos de Latinoamérica.

Martes 31 de diciembre de 2019 | 13:54

Todos los días parece que se anuncia, pero no. ¿Y el bono para cuándo? Así amanecen todos y todas quienes se ganan la vida trabajando y han llegado arañando a las fiestas sin un peso más en el bolsillo, menos aún los que integran el 40% de los que ni siquiera están en blanco y no cobraron ni el aguinaldo.

Ahora dicen se anunciaría a fines de esta semana bisagra entre 2019 y 2020. Pero a tono con las fiestas de fin de año, viene con regalos: según una nota de Mariano Martín en Ámbito Financiero, el bono no aplicaría a aquellos que tuvieron la gracia de firmar paritarias con cuotas a pagar en los primeros meses de 2020.

De este modo, Fernández vuelve a poner como prioritarias la demandas patronales: por un lado, se prevé que esté exento de aportes y contribuciones para evitarles a los empresarios el “costo” del bono. Por el otro, quedarían sin recibirlo aquellos que aún no terminaron de cobrar las cuotas de las paritarias del año que se va. Esto da como resultado que el bono no será o será muy bajo. Ni hablar de los trabajadores precarizados.

Una solidaridad extraña: los que vienen perdiendo estrepitosamente tienen que resignar hasta un miserable bono porque las patronales no están dispuestas a ceder un gramo en sus ganancias. Alberto Fernández y su gabinete no serán quiénes presionen para que la balanza se incline a favor de la familia obrera.

Esto no se explica solamente porque las cámaras empresarias se plantan frente al gobierno. Los “patrones” sindicales son una pata clave de este pacto social que tienen por objeto mostrar al FMI y acreedores privados que hay un gran “acuerdo nacional” en el que todos están embarcados para honrar la deuda. Es esa burocracia enquistada la que garantiza que sea sobre los trabajadores y trabajadoras donde caiga el ajuste. Aclararon además que ni siquiera reclamarán paritarias hasta dentro de seis meses.

Te puede interesar: Alberto corazón, acá tenés los pibes para la renegociación

Para los estatales, ni las sobras

Párrafo aparte merecen los y las trabajadores estatales, que a pesar de ser el sector que más viene sufriendo la crisis económica, perdiendo un 33% de poder adquisitivo en el último año, no están ni en los rumores de los anuncios de quienes recibirán el bono. El millonario y eterno oficialista Andrés Rodríguez, de UPCN, es el artífice de esta entrega, a la que la CTA y ATE le van a la saga. El mismo Yasky señaló hace días que: “se estableció la decisión de dar prioridad a los empleados del sector privado y posteriormente a los estatales”.

Esto va en línea con lo que señala el periodista Nicolás Balinotti, “más de un dirigente habló de darle "un cheque en blanco" a Alberto y de que es ‘imposible’ recuperar lo perdido en lo relativo al salario”.

Prioridades son prioridades, primero el FMI, luego las patronales y si algo queda, una migaja para los trabajadores. Eso sí que es solidaridad.

El plan de “poner plata en el bolsillo de los argentinos”, parece más bien, el de “no sacarle un peso a las patronales”.

El país con los peores salarios

Un bono cada vez más flaco, por el momento nomás para los privados, como único paliativo a la pérdida de poder adquisitivo y al ajuste que paga el movimiento obrero, se da en el marco de algo que podía preverse pero que ahora es un dato duro: Argentina bate el récord de ser el país con los salarios más bajos de Latinoamérica medidos en dólares.

Así lo expuso el último relevamiento de Tendencias en Compensaciones y Beneficios en Latinoamérica realizado por la consultora Mercer. La consultora en recursos humanos coteja los salarios en pesos y su equivalente en dólares, a lo que agrega además la evolución del índice de costo de vida de cada país bajo análisis.

En ese marco, la Argentina tiene los salarios más bajos de la región, medidos en dólares, seguido por Brasil y Panamá. En el extremo opuesto se encuentran Perú y Chile con los sueldos más altos.

Recordemos que en Argentina el 50 % de los asalariados percibe menos de $ 22.000. Acorde al costo de la canasta familiar, eso equivale solo a cubrir 12 días del mes.

No quedan dudas: la única certeza es que el gobierno pagará puntualmente a los acreedores privados y el FMI pero los trabajadores seguirán esperando mientras su nivel de vida cae día a día y no llega un peso más a sus bolsillos. A esto le llaman solidaridad.

Leé también: Un “compromiso argentino” donde los aumentos salariales siguen esperando






Temas relacionados

Pacto social    /   Alberto Fernández   /   CGT   /   Ajuste   /   CTA   /   FMI   /   UIA   /   Mundo Obrero   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO