Sociedad

Segunda Ola

Sin cambios en la política sanitaria avanza el colapso en la provincia de Córdoba y Traslasierra no está ajena

Seguimos recibiendo denuncias de trabajadores y usuarios, que dan cuenta de la emergencia sanitaria que se agrava. El Gobierno de Córdoba continúa ocultando información y poniendo parches, pretendiendo solucionar todo con un tibio: “Gracias al personal de la primera línea por su esfuerzo” y esperando que, sin insumos, sin camas, en condiciones extremadamente precarias de contratación y con bajísimos sueldos, sea ese personal el que apague el incendio pandémico que crece sin control.

Miércoles 2 de junio | 07:35

En la ciudad de Villa Dolores, Valle de Traslasierra, el pasado lunes, el Gobierno Provincial entregó tres respiradores al Centro Médico Privado, donde comenzarían a funcionar ese número de salas de terapia intensiva para pacientes con diagnóstico de Covid positivo en estado crítico. Esta aparatología suma a los 300 respiradores y monitores que se entregaron en toda la provincia exclusivamente al sector privado.

Según declaraciones del Dr. Oscar González, en los próximos días se sumarían seis camas para pacientes no críticos en la localidad de Luyaba y ocho camas de las mismas características en el hospital Regional Villa Dolores. Durante la misma conferencia de prensa el Legislador de Hacemos por Córdoba dijo que “en la provincia el sistema privado y el publico trabajan en permanente colaboración” vaya declaración.

Sin embargo, lo que todos los funcionarios omiten decir en sus anuncios, es que los requerimientos de personal de los servicios habituales más los que están siendo sumados, siguen siendo cubiertos por el mismo personal, que hace rato viene sobre exigido por el aumento de pacientes y la necesidad de recurrir al pluriempleo para subsistir. Salen de una guardia extenuante y tienen que correr a la otra, no hay refuerzo de personal y las necesidades se cubren reasignando tareas al personal de otras áreas.

Por otra parte, contrastan los dichos del funcionario Pablo Carbajal del ministerio de salud de la provincia en los que afirma que “se está ayudando al sector privado con medicación para la sedo-analgesia de los pacientes intubados”, con la realidad que los trabajadores ven en el sector público a diario donde la falta de insumos y equipamiento es cada vez más grave. Los gobiernos siguen apelando a “la responsabilidad individual” mientras favorecen a los empresarios por encima de los que solo pueden recurrir a la salud pública. Destinan aparatología al sector privado y el hospital regional referente de covid-19 en la zona, mantiene los mismos ocho respiradores del comienzo de la pandemia. Recordemos que el Gobierno Nacional retrocedió de inmediato a la tentativa de centralizar el sistema de salud al comienzo de la pandemia (medida necesaria para enfrentar en mejores condiciones la pandemia) porque los empresarios de la salud privada pegaron el grito en el cielo, no se les vaya a ocurrir tocar sus ganancias. Ahora nos quieren hacer creer que trabajan juntos. ¿No será que los Gobiernos siempre terminan favoreciendo a estos sectores de la sociedad?

Cuando la salud pública no es una prioridad ni siquiera en pandemia.

Al consultar por la situación en el hospital Luis María Bellodi de Mina Clavero, centro de referencia para covid-19 de todo el Valle de Traslasierra, el personal nos informa que durante el fin de semana se llegó nuevamente al 100% de ocupación de camas, mientras el Hospital Modular instalado por la Nación e inaugurado el 11 de Febrero con bombos y platillos, permanece sin capacidad de recibir internaciones, por no contar, entre otras cosas, con sistema de oxígeno central, ni personal y solo se utiliza en la actualidad el sector de consultorios como “centro de testeo” un verdadero despropósito frente a la situación de emergencia sanitaria que atraviesa el país.

Los relatos de los trabajadores y trabajadoras se replican desde hospitales, dispensarios y servicios de emergencia. Personal de limpieza, cocina o lavadero, administrativos, médicos, enfermeros o choferes. Sin importar quien seas o qué hagas, si formas parte de esta “Primera Línea” conoces de primera mano lo que contamos en la nota, vivís la misma realidad.

Por otro lado el gobierno provincial anuncia medidas ante esta crítica situación que no tienen nada que ver con reforzar el sistema de salud, donde no se contempla un IFE provincial para precarizados y todos aquellos trabajadores que perdieron sus trabajos y poder hacer el esfuerzo de quedarse en casa y regresando a la presencialidad en las escuelas cuando la mayoría de los docentes no recibieron la vacuna.

Recursos hay. Pero es necesario dejar de dar privilegios a grandes empresas multinacionales o instituciones como la Iglesia Católica tal como expresaba la legisladora Noel Argañaraz del FIT que presento un proyecto de emergencia sanitaria que contempla medidas a la altura de esta situación.

Te puede interesar: Presentan proyecto de Ley de emergencia sanitaria en Córdoba con medidas urgentes ante las restricciones

Es importante reforzar la unidad de los trabajadores, sin distinción ni divisiones, juntando solidaridad y fuerza desde abajo. Solo a través de la organización de las bases se puede presionar a los gobiernos por una salida basada en recursos y medidas acordes y en ese camino la exigencia a los gremios (que vienen siendo funcionales a los gobiernos) que se pongan a disposición de las bases y poner en marcha un plan de lucha urgente para que esta crisis sanitaria y económica no caiga sobre las espaldas del pueblo trabajador y sectores populares.






Temas relacionados

Córdoba   /   San Javier en Traslasierra   /   Salud   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO