×
×
Red Internacional

Música. Salieri versus Mozart: la fake news musical que atravesó siglos

¿Amigos o enemigos íntimos? Un mito que a comienzos del siglo XIX empezó como un rumor, una película de Hollywood en los 80s amplificó a escala global y que hasta León Gieco aprovechó para crear uno de sus temas más populares.

Jueves 18 de agosto | Edición del día
Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri

Escribió óperas en tres idiomas distintos. Fue un personaje clave del panorama musical de fines del siglo XVIII y su influencia musical llegó hasta Schubert, Listz y Beethoven. La Scala de Milán se inauguró con una de sus obras en 1778. Durante gran parte de 1800 su música comenzó a dejar de interpretarse y todo hubiera continuado igual de no ser por una obra de teatro de 1979 que luego fue llevada al cine en 1984. Y no, no estamos hablando de Wolfgang Amadeus Mozart sino de Antonio Salieri, el gran músico italiano que nació un 18 de agosto hace exactamente 272 años.

Sin embargo, a pesar de todos estos antecedentes Salieri no pasó a la posteridad por su excelencia musical sino por la relación tóxica que durante décadas se convirtió en un mito que mezclaba la envidia, el plagio y hasta la presunta muerte por envenenamiento de Mozart a manos suyas.

Grabado de 1884 donde se lo ve a Salieri envenenando a Mozart
Grabado de 1884 donde se lo ve a Salieri envenenando a Mozart

Delirios

Con apenas 35 años, Mozart ya había realizado más de 800 obras y con el tiempo fue considerado uno de los mejores compositores de la historia de la música occidental. Sin embargo fue entonces cuando falleció por causas desconocidas en 1791. Salieri, quien fue una de las personas que participó de su funeral, lo siguió unos años después, en 1825, a la edad de 74 años, y fue entonces que comenzó la locura.

Te puede interesar: San Martín de los Andes: quieren desalojar a una madre y sus 4 hijos

Según una biografía, en medio de todos sus dolores Wolfgang habría acusado a Salieri de haberlo envenenado. Pero la pica venía de antes: en una época donde los favoritismos de la monarquía eran considerados cruciales para el desarrollo musical de los intérpretes, la envidia y los celos eran moneda frecuente y esto era algo que se veía entre ambos músicos. Sin embargo tampoco estaba todo mal del todo, ya que interpretaban música del otro y hasta llegaron a componer una cantata para voz y piano que estuvo perdida hasta hace solamente seis años. Pero tras la muerte de Salieri, circuló el rumor que ya estando internado en un psiquiátrico y con senilidad, habría confesado la muerte de Mozart.

Miente, miente que algo quedará

Ante una historia tan picante, la incipiente industria cultural aprovechó para hacer de las suyas: en 1830 el escritor Aleksandr Pushkin escribió una obra de teatro con Salieri y Mozart como protagonistas. Casi 70 años después, el compositor nacionalista ruso Nikolái Rimski-Kórsakov la transformó en una ópera. Tuvieron que pasar décadas para que Peter Shaffer la reacondicionara para el siglo XX y la estrenara como otra obra de teatro en 1979 bajo el nombre “Amadeus”. Finalmente, Milos Forman creó su propio Amadeus y llevó la historia al cine en 1984 con tanto éxito que arrasó en los Premios Oscar del año siguiente ganando como Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor.

Pero todo esto estaba lejos de la realidad: posteriormente investigaciones señalaron que el cruce de acusaciones respondía a un Salieri que ya tenía un deterioro mental y a un estado febril de Mozart que entre otras causas lo llevaría a la muerte. Si bien había celos entre sus carreras musicales, la realidad es que había sólidas muestras de camaradería entre ambos y que la historia realmente no tenía detalles escabrosos de muerte y destrucción entre los músicos.

Síndrome de Salieri

“Es depender de otro en tu vida en vez de depender de uno mismo; es dejar de ser uno mismo; es vivir solo pensando en la coraza y en la carcasa sin pensar en el cuerpo, el interior y el espíritu” Esa es la primera respuesta que arroja Google al preguntar qué significa ser el Salieri de alguien. El mito de rivalidad y envenenamiento entre Mozart y Salieri se convirtió en parte de la cultura popular gracias a la difusión de la historia y hasta llegó a crear el “síndrome Salieri” para denominar a este tipo de envidia.

La alegoría de la envidia entre los músicos también fue la base del tema “Los Salieris de Charly” que el músico León Gieco compuso hace exactamente treinta años para su disco Mensajes del Alma. La canción está claramente dedicada a Charly García y hace referencia a todos los intérpretes que fueron influenciados por su música y que por lo tanto de alguna manera lo “plagiaron”. Fue un éxito en Argentina por esa época por su estilo irónico y sarcástico que a la vez constituyó una crítica a la idiosincrasia local. De cualquier manera, sirvió para tener más fresca la disputa entre Mozart y Salieri para que la gente se preguntara, una vez más, cuánto de mito y cuánto de realidad tuvo uno de los culebrones del clasicismo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias