×
×
Red Internacional

Crisis económica.Primer día de reconversión monetaria y ya el Gobierno anuncia inyectar $50 millones para frenar disparada del dólar

Un ambiente de tensión se respiraba en el país cuando ya empezara a entrar en funcionamiento la nueva reconversión monetaria, la tercera en la que va del siglo. La última terminó en fracaso a las pocas semanas en medio de la hiperinflación, escenario que poco ha cambiado. Por ello el Banco Central anunciaba la inyección de 50 millones de dólares temiendo una disparada del dólar ya que en horas previas al cambio monetario tuvo un salto súbito.

Viernes 1ro de octubre | 20:54

Por tal razón y el nerviosismo imperante, el Banco Central de Venezuela (BCV) enviaba una circular a los bancos del país donde indicaba que a partir del lunes 4 de octubre hará una intervención en el mercado cambiario por un monto de 50 millones de dólares, con el fin de incrementar la oferta de divisas y contener la fuerte tendencia alcista que se observaba pocas horas antes de entrar en vigor el llamado bolívar digital.

Así indica el BCV que “En este sentido, el Banco Central de Venezuela realizará el día lunes 4 de octubre de 2021, una intervención de al menos USD 50.000.000; en tal virtud, se insta a la institución bancaria que usted representa a mantener contacto con sus clientes, informándoles que tendrán saldos disponibles para la venta”.

En las últimas semanas y de cara a la conversión monetaria, el BCV venía inyectando alrededor de 30 millones de dólares semanales al mercado, por lo que el dólar en dichas semanas se venía manteniendo en una cifra que rondaba los 4 millones de bolívares. De acuerdo al propio BCV se realizaron cinco operaciones al cierre del mes de septiembre, una política de intervención prevista en el Convenio Cambiario N° 1.

Pocas horas antes de la conversión un dólar en Venezuela se cambiaba por 5,14 bolívares digitales -5.140.000 bolívares soberanos, según el indicador paralelo de la divisa estadounidense que es el más usado por comerciantes en el país. Dando un salto súbito de un valor más cercano a los 4 millones de bolívares soberanos al sobrepasar la barrera de los 5 millones. Tras sus primeras horas de vida, 5,25 bolívares se cambiaban por un dólar, hacia la tarde, sin embargo, se recuperaba parcialmente y la tasa de cambio se ubicó a 5,14 bolívares.

Este viernes una vez más, y por tercera vez desde el 2008, una nueva moneda con seis ceros menos debuta en el país, cuando ya se lleva más de cuatro años con la peor inflación del mundo. El bolívar perdió tres ceros en enero de 2008 bajo el mando del fallecido presidente Chávez mientras que con Maduro se eliminaron cinco ceros en 2018, y ahora en el 2021 se sacan seis ceros más.

Aún no está dicho la dinámica que tendrá el nuevo cono monetario y pocos le auguran futuro en la medida en que la catastrófica situación económica sigue su curso y la inflación continúa provocando devaluaciones de hecho por la subida de los precios de los productos de primera necesidad.

El Gobierno de Maduro ha apostado a congraciarse con los grandes empresarios liberándolos de impuestos sobre todo de importación mientras éstos ponen los precios en dólares como bien les parezca, al mismo tiempo que les mantiene una mano de obra de las más baratas en el mundo con salarios destruidos para que mantengan las ganancias. A la par lanza paquetazos y medidas antiobreras que golpean brutalmente a los y las trabajadoras, dejando sin efecto de hecho la Ley del Trabajo y lanzado Memorandos como el 2792 que elimina las convenciones colectivas.

Los grandes empresarios no hacen más que festejar en toda esta situación, mientras las familias trabajadoras se han sumido en la decadencia y la ruina –cuando no en la tragedia– por la destrucción de las conquistas y la erosión del precio con el que pagan la fuerza de trabajo.

Además de esto, en Venezuela existe una dolarización de facto, a la que el propio Gobierno de Maduro le ha dado la bienvenida, entrando prácticamente como moneda de circulación nacional pues, según estimaciones, cerca del 70 % de las transacciones se hacen en la divisa estadounidense. Una situación que ha venido a golpear más brutalmente a los trabajadores y las grandes mayorías populares pues sus ya míseros ingresos siguen siendo en bolívares, al menos que reciban alguna pequeña ayuda de remesa familiar que igualmente vía los operadores o agentes individuales se les entrega en bolívares.

Frente a toda esta situación, para el pueblo trabajador se trata de recuperar la capacidad de lucha y organización para resistir a todos los ataques en curso y los que vendrán, así como también no caer en las demagogias de las que les hablan los partidos patronales de la oposición de derecha. Solo un curso de acción independiente frente al Gobierno y todas las variantes políticas patronales, al calor de las peleas que van librando, permitirá sentar las bases para construir organizaciones obreras y políticas con clara independencia de clase.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias