Política Venezuela

MEGAMINERÍA

Nuevos acuerdos con transnacionales en el Arco Minero del Orinoco

Maduro anunció este viernes acuerdos con transnacionales por la suma de 5.500 millones de dólares con el objetivo de poner en marcha “el desarrollo del Arco Minero”

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Sábado 27 de agosto de 2016

Cinco consorcios internacionales suscribieron cartas de compromiso para establecer empresas mixtas con el Estado venezolano: Barrick International Corporation -subsidiaria en Barbados de la canadiense Barrick Gold Corporation-, la canadiense MPE International Inc, la italiana Bedeschi, la congolesa Afridiam y la china Yankuang Group.

“Hace dos semanas, el 6 de agosto, firmamos compromisos por el orden de los 4.500 millones de dólares con un conjunto de empresas también internacionales. Hoy estamos firmando inversiones y cartas de compromiso, para proyectos, por más de 5.500 millones de dólares”, dijo Maduro.

Según los acuerdos, Barrick International, MPE International y Yankuang Group conformaron empresas mixtas con Venezuela para la explotación aurífera, mientras que Bedeschi hizo lo propio para trabajar con el carbón. Afridiam DWC LLC, en tanto, firmó convenios para la exploración, extracción y comercialización de diamantes, oro y coltán.

Maduro enfatizó que: “Tenemos que tener fortaleza de espíritu porque el proyecto del Arco Minero lo que buscar es ordenar, organizar y desarrollar, más nadie tiene este proyecto de país que tenemos nosotros…”.

Si esto es “proyecto de país”, es de ponerse a temblar, pues como hemos escrito en un reciente artículo, el Arco Minero no es otra cosa que la entrega de concesiones al capital transnacional de la megaminería, que viene a ocasionar enormes intervenciones destructivas en la naturaleza (un 12% del territorio nacional) –para lo cual no ha habido, siquiera como pose, estudios de impacto ambiental– para sacar de la tierra toda la riqueza que puedan llevarse y dejar al país con daños irreversibles en el medio ambiente, endeudado con estas mismas compañías (como ya inició con la Gold Reserve), con una estela de violación de derechos laborales y democráticos, y magras regalías que servirán, entre otras cosas, para seguir pagando la enorme deuda externa (al capital financiero internacional) que pesa sobre el país.

Te puede interesar: Firmados acuerdos para iniciar explotación del Arco Minero del Orinoco

“Vamos entonces avanzando en el desarrollo de los proyecto; la inversión inicial para impulsar el Arco Minero ronda los USD 10.000 millones (…) un proyecto de gran magnitud”, sostuvo Maduro. Y en lo de “gran magnitud” tiene razón, pues como señalara el profesor Esteban Emilio Mosonyi en una charla en la UCV, es un proyecto megaminero “en una escala en la que ningún país se ha atrevido a hacerlo”.

Y no es para menos, la zona del Arco Minero consta de cuatro bloques para la exploración y explotación: el área 1, de 24.717 Km2 de extensión, que tiene como límite más occidental el Río Cuchivero, donde predomina el coltán y el diamante; el área 2, de 17.246 Km2, donde abundan los minerales no metálicos y el oro aluvional; el área 3, que empieza en el Río Aro hasta el límite este del Arco Minero, con 29.730 Km2, donde predominan el hierro y la bauxita, y el área 4, que abarca el área conocida como Sierra de Imataca del Arco Minero del Orinoco.

Maduro intenta vender este megaproyecto como parte de un "desarrollo nacional", nada más lejos de la realidad. Estos convenios mineros suscritos por el gobierno, con grandes concesiones y pérdida de soberanía nacional, se enmarca en una severa crisis económica, agravada por la caída de los precios del petróleo. Y lo hace en su desesperada situación de atraer capitales a como dé lugar.

Desde diversos movimientos, organizaciones y activistas hemos venido haciendo una oposición férrea contra el proyecto del Arco Minero. Lo hacemos porque implica la entrega nacional de los recursos naturales al capital transnacional, el desprecio por la naturaleza y los territorios en función de la megaminería y las ganancias, el aumento del endeudamiento externo que prepara futuras penurias para el pueblo, el establecimiento de paraísos neoliberales donde se exonera de impuestos al capital y se flexibiliza la legislación laboral, y la proscripción del derecho a manifestación y huelga.

Para seguir todas las actividades que se vienen realizando puedes seguir aquí: Dígale NO al Arco Minero del Orinoco.






Temas relacionados

Arco Minero   /   Política Venezuela   /   Megaminería   /   Ecología y medioambiente   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO