×
×
Red Internacional

Inflación. Nueva oleada de huelgas en Reino Unido comienza con una paralización ferroviaria

Como parte de una nueva oleada de huelgas contra la inflación en distintos sectores del Reino Unido, este jueves se realiza una paralización del sistema ferroviario que será seguido el viernes por los trabajadores del metro. La inflación anual ya supera el 10 % y los sindicatos rechazan ofertas de aumento menores al creciente costo de vida.

Jueves 18 de agosto | Edición del día

Más de 40.000 trabajadores ferroviarios del Reino Unido realizan este jueves una nueva huelga para pedir mejoras salariales y en protesta por los recortes de empleos y cambios en las condiciones laborales.

Es parte de una nueva oleada de huelgas que incluye a trabajadores del transporte, correos, salud, puertos o logística entre otros. Los sindicatos que agrupan a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras están iniciando acciones, en algunos casos por primera vez en su historia o en décadas, por la creciente inflación que ya supera el 10 % y cuando se esperan aumentos en la luz y el gas que son imposibles de pagar para gran parte de la población.

Por el paro de este jueves se espera que solo el 20 % de los servicios estén operativos, pero algunas rutas del país no contarán con ningún servicio.

La huelga es secundada por miembros del sindicato RMT empleados en 14 compañías ferroviarias, los del sindicato TSSA empleados en siete compañías del sector y del Unite, sindicato que representa a diversos sectores, como transporte y construcción.

Además de la jornada de hoy, los trabajadores ferroviarios volverán a ir a la huelga este sábado, mientras que los empleados del Metro de Londres irán este viernes al paro.

Estas medidas de fuerza se suman a otras del sector durante este verano, en demanda de mejoras laborales mientras hay un fuerte incremento del costo de vida y las empresas y el Gobierno hacen ofertas salariales por debajo del aumento de la inflación, lo que es rechazado por los trabajadores.

El consejero delegado de Ferrocarriles Nacionales, Andrew Haines, dijo hoy a la BBC que las negociaciones son "lentas" y "dolorosas" a fin de superar los problemas.

En tanto, Luke Chester, portavoz del sindicato TSSA declaró hoy que "la realidad es que necesitamos resolver esta disputa sobre un aumento de sueldo que refleje el incremento del coste de vida que está afectando a la mayoría de la gente en este país".

Según los sindicatos, el Gobierno exige a las compañías ferroviarias que no ofrezcan incrementos salariales de más del 2 %, a pesar de que la inflación supera ya el 10 %.

De acuerdo con las últimas cifras oficiales, el índice de precios al consumo (IPC) del país se situó en julio en el 10,1 %, frente al 9,4 % del mes anterior, por lo que se sitúa en el nivel más alto en más de 40 años.

El incremento respondió principalmente al alza de la electricidad y el gas, así como el transporte, los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas y del transporte, agregó la ONS.

Esta situación desató una verdadera oleada de huelgas que tendrá peso en las próximas semanas.

En el caso del correo se trata de 115.000 trabajadores que anunciaron una medida de lucha de cuatro jornadas, exigiendo una recomposición salarial acorde con la inflación. La huelga fue ratificada el martes 10 por el Sindicato de Trabajadores de Comunicaciones (CWU por sus siglas en inglés). Las paralizaciones están previstas para el 26 y 31 de agosto y para el 8 y 9 de septiembre.

Te puede interesar: Carteros británicos rechazaron oferta por debajo de la inflación y ratificaron la huelga

Por su parte las enfermeras del sistema de salud británico anunciaron la primera huelga de su historia. Son medio millón de trabajadoras y trabajadores de la salud de Inglaterra y Gales que ya empezaron el proceso de votación para ir a la huelga el próximo mes. Quienes fueron las esenciales durante la pandemia y se ubicaron en la primera línea a pesar de la precarización laboral, hoy exigen reconocimiento y aumentos de salarios ante la creciente inflación.

El sindicato, que exige un aumento del 17 % para las enfermeras y parteras del sistema de salud británico, conocido como NHS, y calificó como una "vergüenza" la oferta que les hizo el Gobierno de Boris Johnson que inicia en solo 4 %.

Te puede interesar: Las enfermeras del Reino Unido se alistan para ir a la huelga por primera vez en su historia

Otros de los sectores que anunciaron o amenazaron con ir a la huelga por recomposición salarial y condiciones laborales son los del sector logística que ocupan posiciones estratégicas para el traslado de diversos bienes y que pueden paralizar desde centros de distribución hasta el puerto más importante del Reino Unido.

Así unos 800 trabajadores de Amazon en Tilbury, Essex, al este de Londres, abandonaron sus puestos de trabajo a principios de agosto exigiendo un aumento de sueldos de 2 libras, en respuesta a la oferta de la empresa, del multimillonario Jeff Bezos, de aumentar los salarios en apenas 35 peniques.

Te puede interesar: 800 trabajadores de Amazon paralizan su trabajo exigiendo aumento salarial

Por su parte los 1.900 trabajadores del puerto de contenedores más grande del Reino Unido están listos para ir a la huelga tras una votación en la que aceptaron la medida de fuerza y rechazaron una oferta de la empresa por un aumento de solo 5%, la mitad de la inflación real. El sindicato Unite dijo sus miembros en el puerto de Felixstowe votaron "abrumadoramente" a favor de la huelga en la lucha por salarios que llevan adelante. Del 82 % de su plantilla que votó, el 92 % lo hizo afirmativamente. Si efectivamente se lleva adelante, además de afectar gran parte del comercio marítimo se trataría de la primera huelga en ese puerto en 30 años.

Te puede interesar: Una huelga amenaza con cerrar el puerto de carga más grande del Reino Unido

Además, en los últimos días se conoció una masiva campaña en el Reino Unido para no pagar facturas de luz y gas con aumentos. Se calcula que el costo medio de la luz y el gas en el Reino Unido subiría un 250% en tan solo un año. La campaña "Don’t pay UK" llama a no pagar las facturas masivamente a partir del 1 de octubre. Desde junio ya cuenta con 108.000 adhesiones y puso en alerta al Gobierno británico. Son muchos los británicos que dicen que en el invierno que se aproxima deberán decidir entre calefaccionarse o comprar comida.

Te puede interesar: Facturas de luz y gas imposibles de pagar y una campaña para boicotear los aumentos

La situación se ha vuelto intolerable para los trabajadores y los sectores populares que ven esfumarse su capacidad de compra. El Gobierno reacciona prohibiendo huelgas, legalizando la contratación de personal externo para intentar quebrar las paralizaciones y poniendo topes a los aumentos ofrecidos muy por debajo de la inflación. Sin embargo, la oleada de huelgas y el malestar generalizado ya encendieron las alarmas de una situación que parece estar empezando a salirse de control y que se repite con huelgas en otros países del continente, jaqueados también por la inflación y por los altos precios de la energía desde el inicio de la guerra en Ucrania, o directamente con levantamientos y rebeliones en aquellos países con problemas serios para garantizar combustible o alimento básico, como se vio en Sri Lanka, Bangladesh, Irán, Ecuador, y otros.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias