×
×
Red Internacional

Prioridades del gobierno.México recibe asignación del FMI que se utilizará para pagar la deuda externa

Mientras la crisis económica azota a las familias trabajadoras, AMLO deja en claro su prioridad de pagar la deuda externa.

Martes 24 de agosto | Edición del día

El Banco de México (Banxico) anunció este 23 de agosto que recibió 8,542.4 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) —equivalente a 12,117 millones de dólares— del Fondo Monetario Internacional (FMI), parte de los 650 millones otorgados a los países miembros. Dicho ingreso por ahora se encuentra en la reserva de activos internacionales del banco central.

Los DEG son un mecanismo implementado por el FMI para “enfrentar los momentos de crisis”, abonando a la liquidez las economías de los países más afectados. Pese a que por ley esos activos no pueden ser utilizados por el gobierno federal, AMLO anunció que los mismos serían ocupados para pagar deuda. Esto incluso está avalado por el propio FMI que esta accediendo a que dichos activos se empleen para pagar deuda, un negocio redondo para el organismo internacional.

Esto significaría que el gobierno federal adquiriría del Banxico esos más de 12 millones a precio de mercado, para anticipar pagos de la deuda externa, volviéndola deuda interna.

Una medida similar a la aplicada por Alberto Fernández en Argentina que lo utilizará para pagarle al FMI.

Es así que, mientras la austeridad republicana ha implicado decenas de miles de despidos y recortes a programas que apoyaban a sectores populares, el gobierno federal deja claro cuáles son sus prioridades. Los DEG que supuestamente están dedicados a combatir la crisis internacional, se van como agua entre las manos al emplearlos en el pago de la fraudulenta deuda externa.

La pregunta es, ante un momento de crisis económica, en el que básicamente se nos pide “apretarnos el cinturón”, ¿de dónde obtendrá los recursos el gobierno federal para comprar esos activos?, pese a que AMLO desde su campaña sostuvo que no endeudaría más al país, termina endeudando al gobierno; dichos números rojos, en ultima instancia, serán pagados por la clase trabajadora y los sectores populares.

A esto se suma que, aunque esta medida sería implementada por AMLO para mantener el ritmo de endeudamiento en el menor rango posible, lo cierto es que la deuda externa no ha dejado de crecer, recientemente tuvo el mayor aumento en cinco años, dando como resultado que en los primeros meses del 2021 alcanzó un saldo de 229 mil millones de dólares.

Queda claro que el gobierno federal prioriza la política del “buen vecino”, si tomamos en cuenta que el 37 % de la deuda es hacia EE. UU., mientras que las familias trabajadoras y de los sectores populares son quienes siguen pagando los platos rotos de la crisis que no generaron.

Más que pagar la deuda externa, lo que realmente se necesita es más presupuesto para salud, educación y vivienda; esto sería posible si dejáramos de pagar la fraudulenta deuda y se establecieran impuestos progresivos a las grandes fortunas como la de Carlos Slim y Salinas Pliego, así como a las trasnacionales que operan en México, mismas que en medio de la pandemia se enriquecieron a costa del trabajo de millones.

Te puede interesar: Reapertura y T-MEC: fortalezas y límites de la recuperación económica en México




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias