×
×
Red Internacional

Ricos en el espacio.Los millonarios abandonan el planeta que destruyeron

Mientras la pandemia de Covid-19 continúa arrasando en todo el mundo y el desastre climático está destruyendo el planeta, los multimillonarios realizan viajes de placer al espacio. Opinan dos dos trabajadores de la salud estadounidenses que estuvieron en la primera línea durante la pandemia.

Miércoles 4 de agosto | Edición del día

Publicamos a continuación una versión editada de artículo de opinión de dos trabajadores de la salud de Estados Unidos aparecido originalmente en el Left Voice, el sitio en inglés de la Red Internacional La Izquierda Diario.


El mes pasado, Jeff Bezos y Richard Branson se lanzaron al espacio. Bezos viajó en su cohete Blue Origin, mientras que Richard Branson realizó un viaje similar en su nave espacial Virgin Galactic. Estos vuelos espaciales financiados con fondos privados provocaron muchas reacciones. Por ejemplo, la congresista Pramila Jayapal señaló que el "paseo" de 11 minutos costó más de $ 2.5 millones por minuto, y dijo: "Sí, es hora de cobrar impuestos a los ricos".

Como trabajadores de la salud socialistas, estamos a favor de impuestos masivos sobre el patrimonio de los ricos, no de los miserables impuestos propuestos por los políticos demócratas. Pero además, estos vuelos espaciales multimillonarios resaltan todo lo malo del capitalismo. Enfatizan la necesidad de eliminar este sistema de explotación y eliminar a la clase dominante de esta tierra, no solo durante los 1o minutos de un vuelo espacial, sino para siempre.

Vuelos espaciales mientras continúa la pandemia

Mientras los multimillonarios realizaban sus viajes de placer, podría haber sido fácil para ellos olvidar que la pandemia global continúa arrasando y se cobró más de 4 millones de muertos en todo el mundo. A medida que la variante Delta se extiende por el planeta, los casos aumentaron un 12 por ciento durante la última semana.

Solo en la última semana, Indonesia registró más de 350.000 casos, y los niños representaron el 12,5 por ciento de las infecciones. Hay más de 600.000 muertos en los Estados Unidos, y la variante Delta ya se convirtió en la cepa predominante. La clase trabajadora continúa sufriendo una pandemia global y una devastación económica que fueron totalmente prevenibles y controlables.

Sin embargo, ¿qué están haciendo los políticos en estas circunstancias? ¿Están tomando medidas para controlar la pandemia y que el virus deje de mutar? No, los gobiernos están haciendo retroceder las medidas de cuidado y las protecciones, como el uso de mascarillas, y están tratando de obligar a la gente a volver a trabajar en gran parte a instancias de los capitalistas, que necesitan ganar dinero.

Los capitalistas han encontrado formas de sacar provecho de todas estas muertes durante la pandemia y los 2.365 multimillonarios del mundo han visto un aumento de $ 4 billones o 54 por ciento en su riqueza durante la pandemia. ¿Están los multimillonarios dedicando sus gigantescas fortunas a salvar vidas? Absolutamente no; se están enfocando en financiar paseos espaciales y en comprar superyates de $ 500 millones, yates gigantes que literalmente vienen con yates más pequeños en el interior, mientras continúan enfocándose en maximizar los beneficios de las vacunas y negarse a liberar las patentes.

Vuelos espaciales durante el colapso climático

Bezos y Branson pasearon por el espacio en medio de otra emergencia de salud pública: la crisis climática. Los multimillonarios han promocionado sus viajes espaciales como soluciones al inminente colapso climático con sugerencias ridículas de que las industrias contaminantes pueden ser trasplantadas al espacio o que los humanos pueden colonizar el espacio para salvar la Tierra. Mientras tanto, de vuelta en la Tierra, estamos viviendo las consecuencias catastróficas de los fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes alimentados por la extracción y la contaminación incesantes. Solo este verano, eventos climáticos récord han sacudido a comunidades de todo el mundo, desde las inundaciones en la provincia china de Henan que fue el resultado de un año de lluvia en 3 días, hasta los incendios forestales masivos (desde Siberia hasta el oeste de los Estados Unidos), pasando por una ola de calor en el noroeste del Pacífico que provocó la muerte de más de mil millones de animales marinos. El clima cambiante no solo causa muerte y daños inmediatos, sino que tiene efectos más insidiosos y perjudiciales para la salud, literalmente, en todos los sistemas del cuerpo.

El empeoramiento de la calidad del aire aumenta el riesgo de enfermedades pulmonares y cardiovasculares, un planeta que se calienta aumenta la exposición a enfermedades transmitidas por vectores y el clima extremo contribuye a la desnutrición y los resultados adversos del embarazo.

Los expertos en ciencia del clima predicen que tenemos menos de una década para prevenir “daños irreversibles” a nuestro planeta y una catástrofe climática. Las fantasías descabelladas de las fronteras espaciales no terminarán con esta crisis y más bien son una distracción de las soluciones necesarias.

Los viajes espaciales en sí emiten enormes cantidades de CO2 y otras toxinas a la atmósfera, mientras que las empresas que financian estas empresas aeroespaciales privadas aumentan constantemente las emisiones de carbono en nombre de las ganancias. Las emisiones de carbono de Amazon aumentaron en un 19 por ciento solo desde el comienzo de la pandemia. Los multimillonarios están tratando de presentarse como salvadores, pero se necesita el fin de la extracción y explotación capitalistas para evitar los peores efectos de la crisis climática.

Los capitalistas saben que están destruyendo el planeta y no les importa, por lo que están explorando formas en las que ellos y sus descendientes puedan escapar si es necesario. Ya están contratando a sus propios bomberos privados mientras el mundo arde y preparando sus búnkeres personales para desastres, pero esta "preparación" para vivir en el planeta que han destruido es solo una seguridad adicional. Cuando la clase trabajadora finalmente se levante y afile las guillotinas, los capitalistas no querrán ser encontrados en ningún lado.

Multimillonarios que se benefician de la militarización del espacio

Mientras afirman que el espacio nos salvará de nosotros mismos, los multimillonarios están compitiendo por privatizar y sacar provecho de su militarización. SpaceX de Elon Musk ha recibido millones en contratos por parte del Departamento de Defensa de EE. UU. (DoD) para ayudar a fabricar satélites de inteligencia, cohetes y rastreadores de misiles. Blue Origin ha estado tratando de ganar dinero, pero ha tenido menos éxito en competir por estos contratos público-privados que compañías como SpaceX, Boeing y la United Launch Alliance de Lockheed Martin. Es probable que Bezos utilice sus vuelos espaciales para mejorar la imagen de la empresa.

Al tratar de ganar contratos con el Departamento de Defensa, los multimillonarios también están trabajando para sacar provecho de una de las áreas del gobierno de EE. UU. más destructivas para el medio ambiente. Con un presupuesto de más de $ 700 mil millones de dólares, más de la mitad del presupuesto discrecional anual del gobierno federal, el Pentágono es uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de carbono en el mundo. Según el estudio "Costo de la guerra" de la Universidad de Brown, el Departamento de Defensa es "el mayor usuario institucional de petróleo del mundo y, en consecuencia, el mayor productor de gases de efecto invernadero del mundo". El efecto del Departamento sobre el clima es aún peor si se consideran las guerras libradas y la infraestructura militar creada para obtener y proteger el petróleo. Las exploraciones espaciales de los multimillonarios fortalecen al imperialismo estadounidense y amplían su alcance al espacio. La salud de la humanidad y el medio ambiente depende de la lucha contra el imperialismo, pero los capitalistas ven el espacio como otro lugar para expandir ese mismo imperialismo y sacar provecho de él.

Es explotación capitalista, Bezos mismo lo dijo

A los políticos demócratas como Jayapal les gustaría centrar el debate solo en torno a los impuestos. Ella tuiteó correctamente: “Si Amazon pagara a sus trabajadores de manera justa y no luchara contra la sindicalización, los trabajadores no estarían financiando los costosos pasatiempos de los multimillonarios. Estarían cuidando de sus familias y viviendo una vida digna y plena". Pero para Jayapal, solo se trata de “cobrar impuestos a los ricos” y aumentar el salario de los trabajadores. Para ser claros, ambos son importantes, pero al centrarse únicamente en estas reformas, Jayapal omite la condena necesaria del sistema capitalista, lo que ayuda a mantener su dinámica.

Ya sea Bezos, Branson o el próximo bufón capitalista que se lance al espacio, la capacidad de los multimillonarios para ir al espacio proviene de la explotación de sus trabajadores. Bezos, por ejemplo, puede realizar vuelos espaciales de 2,5 millones de dólares por minuto precisamente porque los trabajadores de Amazon tienen que orinar en botellas para poder cumplir con los ritmos de trabajo. Bezos lo dijo él mismo después de su reciente y desafortunadamente seguro regreso a la tierra después de su viaje de placer, declarando: "Quiero agradecer a todos los empleados de Amazon y a todos los clientes de Amazon, porque ustedes pagaron por todo esto. Entonces, en serio, para cada cliente de Amazon y cada empleado de Amazon, muchas gracias desde el fondo de mi corazón".

¿Podría haber una forma más irónica de explicar la teoría del valor trabajo de Marx que esta? Como trabajadores de la salud, entendemos este concepto cada vez más claramente a medida que la salud se ha convertido en una mercancía para ser explotada bajo el capitalismo. Vemos esta misma situación en los lugares de trabajo: las clínicas y hospitales en los que trabajamos explota nuestro trabajo, empujándonos a ver a más y más pacientes en un tiempo cada vez más corto. De manera similar a la configuración de fábrica en Amazon, donde los paquetes y los pedidos deben ingresarse y sacarse en tiempo récord, el sistema de salud quiere que los pacientes entren y salgan a medida que se extrae el valor monetario de sus cuerpos. Esto reduce a los pacientes a objetos y los deshumaniza.

Si bien los capitalistas explotan el trabajo de los trabajadores para pagar los viajes espaciales, también quieren que los trabajadores acepten su explotación sin cuestionarla ni resistirse. Para hacer esto, los empresarios utilizan ingeniosas técnicas de manipulación sosteniendo que la explotación de los trabajadores se lleva adelante en nombre de un servicio social más amplio. Esto es evidente en la industria de la salud. Los trabajadores de la salud están alienados de su trabajo, ya que asumen cargas de trabajo cada vez más pesadas para permitir el desplazamiento continuo de pacientes a través de entornos de atención médica similares a las de una fábrica. Al mismo tiempo, los capitalistas han creado una cultura de martirio entre los trabajadores de la salud, llevándolos a sacrificar su salud física y mental para mantener esta dinámica. Realmente, sin importar el sector laboral específico, los capitalistas obtienen ganancias de todos nosotros mientras literalmente destruyen el mundo y destruyen vidas. Luego se ríen de nosotros mientras usan las ganancias obtenidas de las espaldas de la clase trabajadora para realizar experimentos de ciencia espacial.

Los multimillonarios no cambiarán: debemos deshacernos de ellos y del capitalismo

Algunos pueden preguntar: "¿Qué pasaría si los capitalistas de repente accionaran un interruptor y usaran su enorme riqueza para ayudar a la gente? ¿Quizás deberíamos intentar alcanzar sus instintos humanos?" Pero a medida que el mundo arde, no tenemos tiempo para vivir en una fantasía, sabemos que esto nunca sucederá. El capitalismo se construye a partir de la explotación de las personas y el medio ambiente, lo que conduce al sufrimiento de los trabajadores y al colapso de los sistemas de vida del planeta. Se construye a partir del imperialismo para seguir expandiendo su alcance a nivel mundial. No existe un “buen” multimillonario. Del mismo modo, nunca existirá un capitalismo "benévolo" o "bondadoso".

Como trabajadores de la salud, nos disgusta y enfurece ver a los multimillonarios ir al espacio mientras vemos a los pacientes morir de Covid-19 solos y sin sus familias. Nos disgusta ver esto mientras vemos colapsar los sistemas de vida a nuestro alrededor, destruyendo todos los seres vivos de esta tierra. Ser testigo de estos vuelos espaciales solo fortalece la determinación para la revolución. Como trabajadores de la salud, sabemos que no hay otro camino: debemos eliminar el sistema capitalista si nos preocupamos por la salud de las personas y la salud del planeta.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias