×
×
Red Internacional

ESTADOS UNIDOS.La administración de Biden mantendrá la embajada en Jerusalén

Lo confirmó este martes Antony Blinken, candidato a Secretario de Estado. La declaración indica que Estados Unidos seguirá apoyando la violenta opresión del pueblo palestino por Israel.

Sábado 23 de enero | Edición del día

La administración Biden mantendrá su embajada en Israel en Jerusalén, según el candidato a Secretario de Estado, Antony Blinken. Con ello, la administración mantiene una de las decisiones más controvertidas del presidente Trump en materia de política exterior.

La declaración señala una continuación del apoyo de Estados Unidos a la opresión de Palestina, ya que tanto el presidente Biden como la vicepresidente Harris son partidarios incondicionales de Israel.

Blinken hizo los comentarios en su audiencia de confirmación el martes, en respuesta a una pregunta del senador republicano Ted Cruz. "¿Está de acuerdo en que Jerusalén es la capital de Israel y se compromete a que Estados Unidos mantenga nuestra embajada en Jerusalén?" preguntó Cruz. Blinken respondió: "Sí y sí".

Trump anunció en diciembre de 2017 que trasladaría la embajada de Estados Unidos. En su discurso dijo: "Hoy finalmente reconocemos lo obvio: que Jerusalén es la capital de Israel. Esto no es ni más ni menos que un reconocimiento de la realidad". Veintidós años antes, el Congreso había aprobado la Ley de la Embajada de Jerusalén que ordenaba el traslado de la embajada. Sin embargo, los presidentes anteriores recurrieron a una exención para posponer el traslado y evitar así perjudicar las frágiles conversaciones de paz y alienar a los países vecinos de la región.

Sin embargo, la decisión de Trump no fue partidista ni surgió de la nada. En junio de 2017, el Senado, incluido el senador Bernie Sanders, votó por unanimidad un proyecto de ley para reafirmar la ley de 1995. El proyecto de ley fue copatrocinado por varios demócratas, y el senador Chuck Schumer afirmó que había alentado a Trump a dar el paso.

La nueva embajada en Jerusalén se inauguró en mayo de 2018. Desde entonces, sólo Guatemala ha seguido el ejemplo de Estados Unidos; la Unión Europea y las Naciones Unidas han instado a los países a no trasladar sus embajadas hasta que se alcance un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos y se resuelva el estatus de Jerusalén.

Tanto Biden como la vicepresidente Kamala Harris tienen un largo historial de apoyo inquebrantable a Israel. Biden ha calificado el apoyo de Estados Unidos a Israel de "inamovible" y, como parte de la administración Obama, defendió las acciones de Israel en varios ataques mortales contra Gaza. En la Operación Margen Protector de 2014 murieron más de 2.000 palestinos, entre ellos más de 500 niños. Increíblemente, en un acto en 2013 como vicepresidente, Biden llegó a decir que "si no hubiera un Israel, [Estados Unidos] tendría que inventar uno para asegurarse de que nuestros intereses se preservaran".

Y aunque a menudo se presenta a Harris como si estuviera a la izquierda de Biden, es posible que se sitúe más a la derecha de éste en lo que respecta a Israel. Ella ha pronunciado varias veces discursos en el grupo de cabildeo pro-israelí AIPAC [Comité de Asuntos Públicos de Estados Unidos e Israel] y se ha reunido con el primer ministro derechista Benjamin Netanyahu. Como senadora, una de las primeras resoluciones que copatrocinó fue la que condenaba al Gobierno de Obama por abstenerse en una votación del Consejo de Seguridad de la ONU para condenar los asentamientos israelíes en Cisjordania. El sitio web de la campaña de Biden y Harris afirma que el apoyo "inquebrantable" a Israel continuará bajo su administración.

En este contexto, la declaración de Biden del martes es una señal de lo que está por venir en el nuevo régimen. Las políticas de Biden hacia Israel serán probablemente una continuación de la administración Trump, no una ruptura. De hecho, Biden puede incluso ayudar a apuntalar el apoyo bipartidista a Israel al distanciar el tema de Trump. En una entrevista con Jewish Insider, el ex presidente de la Liga Antidifamación, Abe Foxman, declaró que "Biden construirá el bipartidismo y se asegurará de que Israel no sea politizado".

Como también ilustró el reconocimiento de Biden a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, el imperialismo en Estados Unidos es un asunto bipartidista. Demócratas y republicanos por igual han presidido la opresión violenta en todo el mundo y en Palestina, y mantiene y financia el apartheid y la agresión de Israel. Para los palestinos y la clase obrera internacional, quienes han sufrido durante mucho tiempo bajo la bota del imperialismo estadounidense, no hay mal menor. Como socialistas, no podemos apoyar a la administración de Biden. Debemos ser antiimperialistas y unirnos para exigir el derecho a la plena autodeterminación nacional de los palestinos.

Este artículo, del cual ofrecemos su traducción, se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, la cual es parte de la red internacional La Izquierda Diario.

Traducido por Oscar Fernández para La Izquierda Diario México.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias