×
×
Red Internacional

Acaba de publicarse un informe en el que la transnacional española Telefónica, reconoce llevar años interviniendo cientos de miles de líneas en Venezuela, con un aumento drástico en los últimos años. Publicamos la reacción de la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS).

Viernes 24 de junio | 20:32

El portal Voz Pópuli publicó recientemente un artículo donde da cuenta de los datos expresados por la multinacional Telefónica, matriz de Movistar, sobre la cantidad de líneas de teléfono “pinchadas” a petición del gobierno de Maduro. Suman casi un millón seiscientos las líneas intervenidas, un caso gravísimo de intervención estatal masiva en la privacidad de las comunicaciones e información de las personas, espionaje estatal que como socialistas revolucionarios rechazamos.

Dice el informe que en 2016 el gobierno solicitó intervenir 234.932 líneas, en 2017 234.932, 639.911 en 2018, 651.446 en 2019, 736.498 en 2020 y 861.004 el año pasado. La cifra global que reconoce Telefónica/Movistar es de un total de 21.601 solicitudes rechazadas y 1.584.547 accesos afectados por las intervenciones, intervenciones que arrojan datos y ubicación del suscriptor en tiempo real, entre otras cosas.

Son prácticas de un Estado policial, que en complicidad con esta empresa privada, interviene masivamente en los datos e información de millones de personas en el país. Es una práctica que atenta no solo contra la privacidad en general de las personas, sino que tiene que ver también con derechos políticos, con maneras del régimen gobernante de espiar la vida de las organizaciones políticas, sociales, sindicales y gremiales, a dirigentes políticos y sociales.

Advertimos que, si sale algún funcionario del gobierno estadounidense a aprovechar la ocasión para cuestionar al gobierno venezolano, no sería más que muestra más del total descaro y la total hipocresía a que acostumbran, pues si hay un Estado que ha quedado demostrado que se encarga de espiar masivamente a nivel mundial, incluso a gobiernos de otros países, es el estadounidense. Como socialistas repudiamos tanto estas prácticas del gobierno de Maduro como las del imperialismo estadounidense.

En el gobierno de Maduro aún no se pronuncia nadie oficialmente al respecto, pero no sería de extrañar que algunos voceros lo hagan reivindicando tales prácticas en nombre de una supuesta “lucha antiimperialista” o “antigolpista”. Pero eso no serían más que máscaras discursivas, que en modo alguno pueden llevar a ningún luchador de la clase trabajadora, del movimiento de mujeres, la juventud o los sectores populares, ni a nadie que se diga de izquierda anticapitalista, a avalar semejantes prácticas.

Estamos en presencia de un gobierno caracterizado por políticas económicas de brutales ajustes antiobreros y antipopulares, vaciado de apoyo popular y con una deriva profundamente represiva y autoritaria, y estas medidas de espionaje no hacen sino complementar la capacidad de control social y represión de un gobierno que ha golpeado con fuerza al pueblo trabajador, sus luchas y sus dirigentes.

Cientos de manifestantes de sectores populares y del movimiento obrero enjuiciados por protestar, varias decenas de trabajadoras y trabajadores presos por luchar, denunciar o negarse a corrupción, operativos represivos en comunidades y lugares de trabajo, son parte de la realidad de los años en que han cursado todas esas intervenciones de líneas. Decenas y decenas de personas presas aun teniendo órdenes de excarcelación emitidas por un tribunal (militantes políticos, periodistas, activistas, trabajadores), son parte también de las prácticas del régimen político que nos espía masivamente, con la participación de una trasnacional cuyos ingresos en el país ascendieron el año pasado a 82 millones de euros.

Las cifras de intervenciones que muestra el informe son hasta 2021, pero ¿cuántas intervenciones habrá en curso este año, a esta misma hora? Es un mecanismo profundamente reaccionario, que pone en riesgo a miles y miles de activistas y militantes de cualquier cantidad de organizaciones políticas, sindicales, sociales, ONG’s, a periodistas, a trabajadores y trabajadoras de los llamados “sectores estratégicos” sobre los que el gobierno pone mayor peso represivo (energía, salud, etc.).

Como organización que forma de las luchas del movimiento obrero, de mujeres y de la juventud, como organización que lucha contra el capitalismo y sus gobiernos, repudiamos totalmente estas políticas del gobierno de Maduro, y llamamos a exigir el cese inmediato de tales prácticas. Es inadmisible que millones de personas, que cientos de miles de activistas, trabajadores, luchadores y militantes, estemos a merced del espionaje estatal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias