Internacional

AFRICA

Estallan protestas en Túnez a diez años del inicio de la Primavera Árabe

Túnez vivió este domingo la tercera noche que fuertes protestas por la crisis económica y un toque de queda extendido por el coronavirus. Las protestas, que coinciden con el decimo aniversario de la caída del dictador Ben Alí, fueron reprimidas por la Policía.

Lunes 18 de enero | 11:02

Cerca de 650 personas han sido detenidas durante la tercer noche consecutiva de protestas en Túnez. La crisis económica y un toque de queda extendido para evitar festejos por el décimo aniversario del inicio de la primavera árabe, que acabó con el Gobierno de Ben Alí, fueron los detonantes de las manifestaciones en varias ciudades del país.

La crisis económica, la precarización, el desempleo y el aumento de productos básicos desató protestas en varias ciudades tunecinas, incluida la capital, Túnez, y la ciudad costera de Susa.

Las manifestaciones del sábado por la noche se produjeron además cuando Túnez recuerda el décimo aniversario de las jornadas de protestas que tiraron al difunto presidente Zine El Abidine Ben Ali, desatando la llamada Primavera Árabe en el norte de África y Medio Oriente.

Las manifestaciones en Siliana y otras ciudades comenzaron el viernes luego de que un video publicado en las redes sociales mostrara a un oficial de policía gritando y empujando a un pastor cuyas ovejas ingresaron a la sede del gobierno local.

Según Al Jazeera, decenas de manifestantes levantaron barricadas y prendieron fuego a objetos para bloquear las calles de la ciudad, a 130 kilómetros de Túnez.

En la ciudad de Susa la Policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes que estaban bloqueando carreteras y quemando neumáticos.

Las protestas cuestionan al Gobierno de Hicham Mechichi, que viene de realizar cambios en su gabinete para intentar calmar el malestar.

Para evitar que el descontento con la situación económica y las manifestaciones por el aniversario del inicio de la Primavera Árabe se unieran en una protesta común, el Gobierno decretó un toque de queda extendido de 14 horas por día entre las 4 de la tarde y las 6 de la mañana. Esto no hizo más que generar un malestar mayor, tirando más leña al fuego.

Las protestas que hace diez años atrás comenzaron la Primavera Árabe, se desataron luego de un acto desesperado de un vendedor de frutas de 26 años, Mohammed Bouazizi, que se prendió fuego el 17 de diciembre de 2010 para protestar contra la humillación de un policía que le había retenido la mercadería, lo único que tenía para vivir.

La muerte de Bouazizi desató un descontento latente y manifestaciones masivas contra la pobreza, el desempleo y la represión.

Una década después de la revueltas que acabaron con la dictadura de Ben Alí, el desempleo generalizado, la pobreza, la corrupción y la injusticia siguen siendo un problema endémico, mientras que los servicios públicos empeoraron y el país se encuentra al borde de la bancarrota.

El producto interno bruto (PIB) se redujo en un 9 % el año pasado, los precios de productos básicos se han disparado y un tercio de los jóvenes están desempleados. Por eso no es de extrañar que la mayoría de los manifestantes que se enfrentaron a las fuerzas represivas estos últimos días sean en su mayoría jóvenes y adolescentes, que vieron como la caída de Ben Alí no modificó sus condiciones materiales y vida y solo pueden vislumbrar un futuro sombrío por delante.






Temas relacionados

Túnez   /   Primavera Árabe   /   África   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO