SUPLEMENTO

El retorno de la clase obrera “con características chinas”

André Barbieri

china

El retorno de la clase obrera “con características chinas”

André Barbieri

Jenny Chan, coautora de Dying for an iPhone (con Ngai Pun y Mark Selden) e investigadora de las protestas en los distintos complejos fabriles de Foxconn en China, describió el escenario que desencadenó la actual huelga en la planta de Zhengzhou, la mayor fábrica de teléfonos móviles de Apple del mundo.

A partir de mediados de octubre, la planta de Foxconn funciona en régimen de “circuito cerrado”, es decir, una burbuja autónoma, en la que los trabajadores solo se desplazan entre sus dormitorios y los talleres de la fábrica. El sistema cerrado “de igual a igual” se adopta para mantener la producción del iPhone y minimizar la propagación del virus Covid. Los trabajadores están, en efecto, aislados allí [...] Las cosas empeoraron cuando los trabajadores informaron de que algunos habían dado positivo en el Covid. Hay más de 200.000 trabajadores en esta fábrica de Zhengzhou. Su vida se reduce a trabajar, dormir y volver al trabajo. Es una situación caótica para los trabajadores, coercitiva y explotadora. No hay transparencia sobre la situación de Covid. Cuando los trabajadores no pueden más, estallan las protestas y las huelgas.

La multinacional de origen taiwanés se encuentra ahora con dificultades para llenar las líneas de montaje para la demanda de iPhones en esta temporada alta de producción, aunque ha dado marcha atrás en el fraude salarial y ha prometido bonificaciones para los nuevos trabajadores.

Este preciso relato de Jenny Chan sobre los acontecimientos de noviembre se hace eco de la tradición de explotación en Foxconn. En 2010, Chan y Pun describieron las protestas de desesperación que provocaron una ola de suicidios en la multinacional taiwanesa, ante la sobreexplotación y los bajos salarios. Entonces interpretaron el trágico clamor como

… una protesta contra un régimen laboral global que se practica ampliamente en China. Sus desafiantes muertes exigen que la sociedad reflexione sobre los costes de un modelo de desarrollo promovido por el Estado que sacrifica la dignidad humana por el beneficio empresarial en nombre del crecimiento corporativo.

La sobreexplotación en China por parte de la empresa icónica del capitalismo global (Apple) fue la responsable del escándalo de las muertes de trabajadores, que fueron respondidas por Foxconn con la instalación de las no menos escandalosas “redes antisuicidio” alrededor del edificio en Shenzhen ...

Fue el final del período de enriquecimiento chino apoyado principalmente en el modelo de crecimiento basado en las exportaciones de manufacturas, en el ocaso del gobierno de Hu Jintao. Esta vez, en 2022, la respuesta de los trabajadores fue diferente. El incumplimiento de las promesas salariales para la temporada alta, junto con el encierro forzoso de los trabajadores ordenado por el Covid-cero, fueron el detonante de las inesperadas protestas de los trabajadores en Foxconn, con rasgos de radicalización.

En lugar de recurrir a tácticas desesperadas, los trabajadores de Foxconn en Zhengzhou –la capital de la provincia de Henan, parte del interior de China que se ha beneficiado de la búsqueda capitalista de salarios más bajos frente a los más altos en las zonas costeras– atacaron a la empresa y al aparato represivo con métodos de clase radicalizados. Paralizaron la producción. Cerraron y defendieron las puertas de la fábrica para que la policía no pudiera entrar. Se armaron con barras de hierro para derribar las zonas de defensa de la policía, que fueron apedreadas en las instalaciones de la fábrica. Volcaron vehículos policiales y grabaron videos de los enfrentamientos que se hicieron virales en las redes sociales. Este es un enfoque sintomático de lo mejor que ha producido el proletariado chino en la última década, especialmente en la ola de huelgas de 2010 que culminó con la heroica rebelión de los trabajadores en Honda.

Los acontecimientos de Zhengzhou constituyen una reacción inesperada ante una combinación de factores altamente inflamable. La situación política en China cambió gracias a la decisiva intervención de los trabajadores.

Grietas en la infalibilidad de Xi Jinping

Esto representa algo nuevo en la era de Xi Jinping. Ha habido huelgas durante los diez años de mandato del actual autócrata, que hace apenas un mes logró un tercer mandato sin precedentes como secretario general del Partido Comunista Chino, convirtiéndose en el líder más poderoso desde Mao Zedong. El “bienio rojo” de 2015-2016 sumó un número récord de huelgas en la era Xi. El China Labour Bulletin registró 2.774 huelgas en 2015 (el doble de las 1.379 huelgas de 2014, una cifra ya considerable), fruto de la devaluación del yuan y del desplome bursátil de ese año; en 2016 hubo más de 2.500 huelgas, contra el impago de los salarios en segmentos de la industria y la construcción. Desde el punto de vista político, precedieron al estallido de las crisis orgánicas en todo el mundo que dieron lugar al Brexit en el Reino Unido y al triunfo de Trump en Estados Unidos. Pero fueron controlados circunstancialmente dentro de los mecanismos de contención del Estado, en particular por la burocracia sindical vinculada al PCCh, o por la represión policial directa. Eran huelgas económicas contra los primeros efectos de la desaceleración china, pero en las que seguían predominando los conflictos internos de la relación de explotación con el empresario local. Trajeron el eco característico de las protestas de la resistencia obrera de finales de los 90 y principios de los 2000. Según el investigador Tim Pringle, al registrar las huelgas de la década de 2000,

… casi todas las semanas los periódicos de China y Hong Kong informaban de algún tipo de acción de los trabajadores: una manifestación para exigir pensiones; una línea ferroviaria bloqueada por trabajadores furiosos por el impago de los salarios; o una acción colectiva contra el comportamiento ilegal de los jefes que exigían horas extras forzadas.

Ninguna de esas huelgas tuvo la resonancia de la actual en Zhengzhou. El desgaste nacional con las rígidas medidas restrictivas de Covid-cero, responsables de promover el despido de decenas de millones de personas en ciudades como Shangai, Tianjin, Pekín, Chengdu, aumentando la tasa de paro juvenil (que ahora se sitúa en el 20 %, mientras que la media de paro urbano en China es de poco más del 5 %), hizo que la huelga de los trabajadores de Foxconn en Zhengzhou se convirtiera en la mecha de un desafío sin precedentes a la directiva central del gobierno de Xi.

Aunque hay que medir el alcance nacional de las protestas, jóvenes estudiantes y sectores de las clases medias de ciudades centrales como Pekín, Xian, Nanjing, Chongqing, Chengdu y Wuhan salieron a la calle replicando las tácticas de confrontación de los trabajadores de Foxconn contra la policía. La simultaneidad de las protestas contradice la tradición de las últimas décadas, en las que las protestas estaban estrictamente localizadas y descoordinadas. Desde el punto de vista político, la novedad es que la protesta golpea al gobierno central, en concreto a Xi Jinping y a su política de “insignias” preconizada en el XX Congreso del PCCh, cuando tradicionalmente el gobierno central de Pekín se escuda en las administraciones provinciales, a las que se responsabiliza de “distorsionar” las directrices gubernamentales. En China es habitual que el gobierno central imponga castigos a los funcionarios locales para silenciar a los trabajadores descontentos. El viceprimer ministro, Sun Chunlan, utilizó el mismo expediente para desinflar las protestas, atribuyéndolas a los “excesos de ejecución” de los gobiernos locales y no a la directiva central Covid-Cero, pero es simbólico que incluso el propio gobierno no confíe en la suficiencia de este expediente: al mismo tiempo, anunció una “nueva etapa” en la crisis pandémica para justificar la relajación de las medidas restrictivas en Pekín, Shanghai y Chengdu.

La represión policial también mostró sus limitaciones. El aparato represivo tardó días en sofocar violentamente las protestas. Y lo que es más importante, la huelga de los trabajadores de Foxconn opuso resistencia física a la represión del Estado. Como resultado de las reformas pro-capitalistas que liquidaron la red de derechos sociales garantizados por la industria estatal (sistema danwei) y llevaron a decenas de millones al desempleo, las múltiples protestas obreras fueron contenidas con la fuerza bruta del Partido Comunista. El difunto Jiang Zemin ordenó en 2001 el aumento de las unidades de policía antidisturbios en las principales ciudades fabriles, antes de la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio. En este entorno represivo, durante años los conflictos obreros tendieron a no recurrir a métodos radicales de confrontación, con ciertas excepciones (como la emblemática huelga de Honda Foshan en 2010). Ahora, se ha sentado un precedente inesperado con la ira de los trabajadores contra la policía sanitaria que tenía órdenes de sofocar la rebelión contra los cierres patronales. La pérdida gradual de legitimidad del aparato estatal represivo es un componente importante para la subjetividad que emerge.

Otro componente relevante es la capacidad probada de la burocracia para dividir a los trabajadores. La burocracia estatal, a través de la Federación Nacional de Sindicatos de China, ha utilizado tradicionalmente numerosos dispositivos para dividir a los trabajadores de un mismo centro de producción. Según Ching Kwan Lee en Caminos de insurgencia laboral,

… los trabajadores urbanos locales y los trabajadores migrantes se dividen por orígenes geográficos (trabajadores de dentro de la escena urbana y trabajadores “de fuera”), orígenes socioculturales (trabajadores urbanos y rurales), por grupos de edad (los jóvenes frente a los mayores). Estos grupos suelen coincidir en términos de competencia por los mismos puestos de trabajo poco cualificados y mal pagados en los sectores estatal y privado.

Además, existe la separación entre empleados y desempleados, utilizada por los empresarios y el Estado para atraer una afluencia permanente de mano de obra en las peores condiciones, según las reglas del mercado capitalista. La huelga de Foxconn demostró la capacidad de unificación en el combate de estos sectores fragmentados, aunque el reto para superarlo esté aún por conquistar.

Parte de este avance se debe a una nueva generación de trabajadores migrantes, muy diferente de aquella primera oleada migratoria procedente del campo tras la restauración capitalista en China. Alvin So, en su Clase y conciencia de clase en la China postsocialista, señala que la crisis de 2008 marca un punto de inflexión en la aparición de una nueva generación de trabajadores migrantes chinos, algo que también señalan Jenny Chan y Ngai Pun. Esta nueva generación, parte de la cual estuvo presente en la rebelión de los trabajadores de Zhengzhou Foxconn, difiere de la anterior en cuanto a la experiencia de la infancia, la identidad social y la lucha por unas condiciones laborales dignas. Esta segunda generación –que ya precede a una tercera, marcada por la pandemia y la desaceleración económica– nunca ha trabajado en el pedazo de tierra asignado a cada habitante rural (0,07 hectáreas por persona) o lo reconoce como excesivamente insuficiente para garantizar la supervivencia. Se trata de trabajadores que pasaron la mayor parte de su vida adolescente y adulta en las ciudades, lo que repercute en su identidad: según una investigación de la Federación Sindical, esta segunda generación ya se identifica por igual como obrera (32,2 %) que como campesina (32,2 %), mientras que la primera generación tenía una identidad campesina mucho más marcada (58,4 %) que obrera (22%). Se trata, además, de una generación de trabajadores con mayor nivel educativo, con mayores aspiraciones y más conscientes de los derechos laborales básicos (contemplados en la Nueva Ley de Contrato de Trabajo de 2007, que enumera derechos elementales raramente adoptados por los empresarios).

La huelga de Foxconn es un símbolo del carácter incipiente de un proceso a largo plazo en marcha. La huelga en sus condiciones reales representa la recomposición subjetiva de una clase que ha sido fragmentada y humillada en las últimas décadas por el propio Partido Comunista como un estrato de parias que debe levantar sobre sus huesos el imperio del capital chino.

Calificar este fenómeno de “contrarrevolución”, como hace el investigador Elias Jabbour, es el fruto exacerbado del sabotaje de la línea política oficial de Pekín, que no puede ofrecer a la historia más que la defensa de una burocracia restauracionista como la del PCCh. En realidad, estamos ante los primeros episodios de un retorno de la clase obrera china al gran escenario de los acontecimientos históricos. Esto preocupa no solo al gobierno de Pekín, sino al propio imperialismo estadounidense, que a través de la prensa ha aconsejado a Xi que contenga las protestas ajustando la línea sanitaria. Será decisivo saber si los trabajadores chinos volverán como coadyuvantes diluidos en la ciudadanía en general o como una clase independiente que sabe lo que quiere y cómo ganar sus demandas. Y el punto crucial de este momento es la fisura que opera en el aura de infalibilidad de quien es visto como el “incuestionable” Xi Jinping.

Las protestas de Covid-cero pueden fomentar la politización de la conciencia obrera

Lo cierto es que el régimen chino se encuentra en una encrucijada. Es tan arriesgado mantener la política de Covid-cero como suspenderla; aunque es un régimen bonapartista que ha perfeccionado sus medidas de control social, el PCCh es cauto en sus relaciones con las masas. Si levanta bruscamente las restricciones y cede a las demandas, Xi se arriesga a dañar la imagen de autoridad inexpugnable que se ha forjado, además de provocar efectos imprevisibles en la tasa de mortalidad de un país en el que la inmunización mediante vacunas ha sido ineficaz, especialmente entre los ancianos. Como escribe la revista británica The Economist, al hacer de Covid-cero una prueba de lealtad, Xi Jinping ha convertido una crisis sanitaria en una crisis política.

La rebelión de Foxconn y las protestas juveniles estudiantiles que le siguieron contra el Covid-cero actuaron como una especie de significante vacío para todos los descontentos, desde el alto desempleo juvenil, las dificultades económicas, hasta el régimen autoritario del Partido Comunista Chino. El desempleo juvenil preocupa especialmente al régimen. El Covid-cero ha contribuido a erosionar una economía que pierde velocidad en un año en el que casi 11 millones de titulados universitarios se incorporaron al mercado laboral. La tasa de desempleo juvenil pasó del 15,8 % en marzo al 19,9 % en julio. Esto significa que unos 20 millones de jóvenes de entre 16 y 24 años están sin trabajo en las ciudades grandes y medianas. Los sectores de clase media en general, por su parte, fueron la base social sobre la que se construyó el proyecto de “gran rejuvenecimiento de la nación china” de Xi Jinping. El caos sanitario promovido por el Covid-cero operó una notable distensión en el seno de esta clase heterogénea, que venía apoyando las medidas de proyección internacional del gobierno (modernización de las Fuerzas Armadas, Nueva Ruta de la Seda, etc.). Muchos se encontraron en las dolorosas circunstancias de la cuarentena en medio de la pérdida de familiares y la histeria de los cierres. En los sectores más castigados por la crisis, el desempleo y la desesperación por la desaceleración del PIB. Este sector de la clase media urbana, que ha sido entrenado por el PCCh para odiar a la clase obrera y teme más que nada volver al “humillante estatus” de los trabajadores de las fábricas, vio el efecto de la rebelión obrera en Zhengzhou, la misma ciudad donde se produjo el fraude bancario que hizo desaparecer los depósitos financieros de miles de familias de la pequeña burguesía, que fueron reprimidas cuando protestaron en la sede del Banco Popular de China.

El enfado de sectores de la juventud trabajadora y universitaria, junto con los segmentos más bajos de la pequeña burguesía urbana, perjudicados por la recesión económica y que se cuentan entre los representantes de los nuevos parados o precarios, puede ser un peligroso estímulo para una alianza tóxica para los intereses de Pekín. Una alianza que formó parte de otro importante episodio de cuestionamiento de la autoridad del Partido Comunista Chino: las protestas de Tiananmen en 1989. Estas difieren en grado, naturaleza y masividad de las actuales protestas contra el Covid-cero, en un contexto histórico muy diferente que implicó el fin de la Guerra Fría, el triunfalismo neoliberal y la restauración capitalista en la URSS y en diferentes Estados de Europa del Este por las propias burocracias estalinistas. Sin embargo, algunos impulsores de las protestas de aquella época ayudan a ampliar la perspectiva actual. El desempleo entre los jóvenes era elevado, y la histórica inflación de 1988-89, con el trastorno de los controles de precios, aumentó la sensación de pobreza entre las capas más desfavorecidas de la clase media y los trabajadores. Muchos de los puestos de trabajo que surgían en China en la década de 1980 eran empleos manufactureros poco cualificados, y en la década de 1990 esto empeoraría con la orientación decididamente procapitalista de Deng Xiaoping. El régimen político autoritario también estaba siendo cuestionado, más allá de los cínicos intereses del imperialismo estadounidense. Las protestas comenzaron en varias ciudades, con protagonismo estudiantil, pero pronto el componente obrero pasó a formar parte de las manifestaciones, inicialmente en ciudades industriales como Shanghai. Esto despertó la preocupación de la burocracia china, como afirma Julian Gewirtz: “Los dirigentes chinos de aquella época habían analizado qué hacía que los movimientos de la antigua Unión Soviética y de Europa del Este fueran tan amenazantes para los partidos comunistas en el poder, y la participación de los trabajadores era uno de los hechos centrales”.

Esa derrota en 1989 fue fundamental para la instauración de un régimen aún más bonapartista y antiobrero, encabezado por un PCCh que completaría la restauración capitalista sobre la derrota obrera y estudiantil. La nueva generación de trabajadores y jóvenes, ya viviendo en una China capitalista como potencia mundial, en desaceleración económica e introduciendo en su seno las contradicciones de la crisis mundial, puede dar un resultado diferente. Para ello, la experiencia en los desafíos de la lucha de clases es ineludible en la recuperación de la independencia subjetiva.

Lenin, en 1895, se ocupó precisamente del papel de las huelgas para la recomposición subjetiva y política de los trabajadores. Sostuvo que cuando los trabajadores se enfrentan solos a los patrones, no pueden abandonar su condición de esclavos asalariados; pero cuando plantean sus demandas en conjunto y se niegan a someterse, entonces dejan de ser esclavos, se convierten en hombres y comienzan a exigir que su trabajo no sirva solo para enriquecer a un puñado de parásitos. Esta es la primera base de la autopercepción como clase. Para Lenin, la huelga enseña a los trabajadores a comprender dónde está la fuerza de los jefes y dónde la de los trabajadores, les enseña a pensar no solo en su jefe y en sus compañeros más cercanos, sino en todos los jefes, en toda la clase capitalista y en toda la clase obrera. Entonces los trabajadores ven claramente que toda la clase capitalista es enemiga de toda la clase obrera y que los trabajadores solo pueden confiar en sí mismos y en su sindicato.

Parte de esta percepción se produjo en la propia huelga de Honda en 2010. El 3 de junio, los representantes de los trabajadores de la huelga enviaron una carta a todos los trabajadores de Honda en China, y a la población, en medio de la histórica huelga que duraría 19 días para derrotar a la multinacional japonesa y al aparato gubernamental:

Exigimos que la patronal de Honda inicie negociaciones y acepte nuestras razonables demandas. La empresa tiene un beneficio de 1.000 millones de yuanes al año, fruto de nuestro duro trabajo. Los trabajadores de Honda deben permanecer unidos y alerta frente a las maniobras de división de la patronal. Nuestra lucha no solo consiste en mejorar las condiciones de vida de los 1.800 trabajadores de Honda, sino también en el interés general de todos los trabajadores de nuestro país. Queremos ser un caso ejemplar de trabajadores que defienden sus derechos.

La confianza de los trabajadores en su propia fuerza frente a los capitalistas quedó poderosamente marcada en esas líneas.

Pero más allá de esto, está el componente político de la conciencia que Lenin destacó. Lenin atribuye a las huelgas la capacidad de elevar la conciencia de los trabajadores, incluyendo la comprensión de que el gobierno es su enemigo y que es necesario luchar contra él.

Efectivamente, las huelgas enseñan gradualmente a la clase obrera de todos los países a luchar contra los gobiernos por los derechos de los trabajadores y por los derechos de todo el pueblo. De las huelgas aisladas los trabajadores pueden y deben pasar, y pasan en todos los países, a la lucha de toda la clase obrera por la emancipación de todos los trabajadores.

El repudio a la directriz política central de Xi Jinping fue el resultado de la inmovilidad contenida por años de complacencia. Todavía no hay una traducción coherente al nivel de subjetividad política de este importantísimo cuestionamiento realizado por los trabajadores de Foxconn. La huelga en Zhengzhou, que siguió a las protestas de los trabajadores en Guangzhou, no tuvo una continuidad clara. Sin embargo, era un síntoma de la época. Vuelve a poner en escena el peligroso tema que el PCCh mantuvo en las sombras de la coerción y la represión en las últimas décadas con la restauración capitalista en China.


CATEGORÍAS

[Foxconn ]   /   [China]   /   [Huelga]   /   [Internacional]

André Barbieri

@AcierAndy
Nacido en 1988. Licenciado en Ciencia Política (Unicamp), actualmente cursa una maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Federal de Río Grande el Norte. Integrante del Movimiento de Trabajadores Revolucionario de Brasil, escribe sobre problemas de política internacional y teoría marxista.
COMENTARIOS