Internacional

POLÉMICA CON EL PSL DE CARA AL 6D

El PSL y la deriva de un oportunismo político

En las elecciones parlamentarias del 6D, no hay listas ni candidaturas que expresen la independencia de clase de los trabajadores. En este artículo polemizamos con el agrupamiento Partido Socialismo y Libertad (PSL) quien ha contraído alianzas con partidos y corrientes variopintas en distintos estados que se han refrendado en distintos momentos, ora en el chavismo, ora en la derecha.

Humberto Zavala

Venezuela | @1987_zavala

Miércoles 25 de noviembre de 2015

Como hemos venido sosteniendo para este diario, las elecciones parlamentarias del 6D se dan en el marco de una fuerte crisis económica que está siendo descargada sobre los hombros de la clase trabajadora y pueblo pobre venezolano bajo la total responsabilidad política del chavismo, donde el gobierno deja correr la crisis y esto garantiza un ajuste contra el pueblo, y la promesa tácita de profundizarse dichos ajustes para el período que arranca con el 2016.

Por su parte la derecha levanta un programa que pudiera resumirse en la idea de un capitalismo sin restricciones, un esquema donde los empresarios y banqueros puedan hacer más aun lo que les venga en gana, arrastrar a amplios sectores del pueblo descontentos con la situación actual, y conquistar la mayoría de la Asamblea. Desde la LTS hemos publicado una declaración sosteniendo que En estas elecciones ni el polo del chavismo ni de la oposición son opciones para los trabajadores, en la que expresamos claramente que “ni los candidatos de la oposición ni del gobierno son opciones acordes con los intereses de las mayorías trabajadoras, ninguno representa alguna alternativa obrera y popular a los padecimientos que atravesamos hoy.

Más aún, gane quien gane en estas elecciones parlamentarias, lo que viene son más ajustes contra la clase trabajadora y el pueblo pobre”. De ahí que nuestro rechazo claro frente a ambas opciones deba expresarse políticamente, partiendo desde la independencia de clase. Pero justamente esto es lo que brilla por su ausencia en la política que levanta el Partido Socialismo y Libertad (PSL), en el carácter variopinto de las alianzas que han contraído incluso con partidos y corrientes de carácter burgués como explicamos a seguir.

Algunos antecedentes de esta deriva del PSL

Desde la militancia de la LTS, siempre hemos impulsado y siempre estaremos impulsando la lucha por levantar ante las elecciones burguesas candidatos obreros y socialistas que agiten un programa claramente anticapitalista y antiimperialista como alternativa a los proyectos que se pelean por la administración permanente del Estado.

Por ejemplo, hacia las elecciones presidenciales del año 2012, la LTS acompañó activamente con una campaña militante la candidatura obrera de Orlando Chirino (PSL), por considerar que a través de la misma se podía canalizar una expresión de independencia de los trabajadores ligada a sus luchas, pero un apoyo “crítico” dadas las diferencias estratégicas que nos separan.

Diferencias que se expresaron claramente cuando en las últimas elecciones presidenciales de 2013, y con una serie de argumentos lamentables, el PSL se negó a dar una pelea política en el terreno electoral frente a las candidaturas de Capriles y Maduro, aunque la legalidad electoral no se lo impedía, por lo cual las organizaciones de izquierda obrera e independiente agitamos el voto nulo en una campaña por la independencia de clase.

Desde sus inicios, denunciamos la orientación político electoral del PSL, que ya se ha venido profundizando desde el oportunismo tremendo con que emprendieron su campaña hacia las elecciones regionales del 16D del 2012, donde postularon candidaturas propias en algunos estados, y en otros, un arco variopinto, invitado por ellos mismos, a lanzarse por la lista del PSL.

Por si este oportunismo fuera poco, el desbarranque político del PSL dio otro salto ante las elecciones municipales del 8D en 2013, estableciendo nuevas alianzas variopintas con candidaturas y otras corrientes políticas que además de ser ajenas a la independenciade clase son históricamente adversas a la misma, desde políticos que se refrendan en el chavismo, hasta organizaciones integrantes de la derechista MUD, que son precisamente algunas de las corrientes con las que se presenta hoy ante las elecciones parlamentarias del 6D, en una lista común.

¿Quiénes son estos amigos del PSL?

En los estados Bolívar, Trujillo y Portuguesa erigieron candidaturas comunes con el MAS, un partido político burgués que desde alcaldías y gobernaciones han gestionado históricamente el capitalismo, aportando ministros al gobierno neoliberal de Caldera y reprimiendo brutalmente la protesta social como se vio en el caso del estudiante asesinado Richard López Plaz, y cuando gobernando en Aragua fue artífice de la represión de trabajadores, con lo que el PSL incluso pisotea su propio pasado, pero también su presente, siendo el MAS parte orgánica de la oposición de derecha todos estos años, al igual que –los también aliados del PSL–Bandera Roja quienes sistemáticamente llaman a votar a la MUD y sus candidatos derechistas; y Electores Libres (EL), que defienden un modelo basado en la economía de libre mercado.

A María Corina Machado incluso se le ha visto acompañada en algún acton por otra candidata que va en las listas del PSL en el estado Miranda, la burócrata sindical Marcela Máspero, quien a la cabeza de la central sindical UNETE, otrora ligada al chavismo, y aún en momentos de mayor fricción con el gobierno impidió que la clase obrera tomara un curso independiente y de lucha, como hemos sostenido en nuestra Declaración.

En el caso de Pastora Medina, quien en el estado Bolívar es la abanderada que levanta el PSL junto a otras organizaciones, tuvo su paso por el chavismo siendo que después se pasó a la oposición derechista, ahora recientemente equidistante de la MUD, con un llamado a la “reconciliación nacional” y a la despolarización”,en el marco del capitalismo y sus instituciones, es decir, en las antípodas de cualquier referencia a las luchas de los trabajadores o de la independencia de clase.

En los circuitos electorales de Mérida, Trujillo y Guárico, van en alianza con Marea Socialista, de la que recientemente se ha retirado un sector para apoyar al PSUV, pero el resto en su totalidad, incluyendo las candidaturas que lanza el PSL, adhieren íntegramente al “proyecto de Chávez”, por tanto una corriente que está lejos de de la independencia política de los trabajadores, que se mantuvo todos estos años subordinada al gobierno nacional y que, aún hoy, cuestiona en muchos aspectos la política gubernamental de Nicolás Maduro, pero manteniendo en todo momento la reivindicación del “legado de Chávez”.

Otras alianzas variopintas se establecen en distintos estados con Unidad Democrática (Udemo) que han apoyado tanto candidaturas tanto de la MUD como del PSUV según la ocasión; Mopivene que apenas vienen de apoyar al PSUV, Organización Para Gobernar que en otros momentos han levantado candidaturas tanto del PSUV como de la MUD; Poder Laboral que en las elecciones municipales apoyaron al PSUV y la MUD según el municipio; Opinión Nacional (OPINA), que estuvo durante mucho tiempo en la MUD; Movimiento Conciencia de País (MCP), que viene de apoyar al PSUV y ha levantado candidatos de este partido, así como UNIDAD R con las mismas características de las otras organizaciones.

Embellecimiento de alianzas oscuras

Un reciente artículo que llama a votar por las tarjetas y candidatos del PSL, esta organización oculta estas alianzas que ha establecido en estas elecciones en los distintos estados, y hablando de los candidatos que van y apoyan con su tarjeta como “incorruptibles e inquebrantables luchadores sociales”. Primero acierta el autor de dicho artículo al señalar que “ni el actual gobierno del Psuv-GPP, ni la MUD representan los intereses del pueblo trabajador”, pero este es el primer paso para dedicarse a embellecer sus alianzas variopintas:

Escribe que la “característica fundamental” de los candidatos que presentan es que “Todos ellos son luchadores (…) sin compromiso con el gobierno ni la MUD.” adjetivos que resultan profundamente desorientadores para los trabajadores, puesto que llegan a presentar como “independencia política”, la parcial y circunstancial distancia de sus aliados electorales (y del PSL mismo) frente al PSUV-MUD justamente a sectores que en sus distintos momentos han apoyado a uno u otro de estos partidos, y que con seguridad en una eventual elección presidencial anticipada se ubicarán tras cada uno de estos partidos, como lo han venido haciendo en todos estos años.

Luego de decir que “el pueblo no deja de luchar a pesar de la burocracia sindical”, el PSL solamente critica a la burocracia ligada al gobierno pero no a la burocracia sindical ligada a la oposición, y pasa a exaltar a la burócrata sindical de la central UNETE, Marcela Máspero, sin decir qué parte de responsabilidad le toca a Máspero por la atomización de lo que fuera una importante central sindical.

Vemos así entonces, cómo de conjunto, se muestran las alianzas del PSL, opuestas por el vértice a que la clase obrera se plantee la independencia de clase y se mantenga independiente consecuentemente tanto del chavismo de conjunto como de la oposición de derecha. Esta es la impronta que da el PSL al conjunto de sus candidaturas más allá de que en algunos estados lleven realmente algunos candidatos realmente luchadores que quedan desdibujados tras su política de alianzas. Lejos de retomar un rumbo de clase (si es que alguna vez lo tuvo), este agrupamiento invita a votar también por candidaturas y corrientes que en los momentos decisivos siempre se entregan de brazos a una u otratendencia política burguesa.






Temas relacionados

Partido Socialismo y Libertad (PSL)   /   Venezuela   /   Opinión   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO