Internacional

Bolivia

ELECCIONES EN BOLIVIA

El MAS pierde en importantes plazas políticas, mientras se consolida el régimen “plurinacional”

Las elecciones a gobernadores y alcaldes en Bolivia, llevadas a cabo este domingo 29 de marzo, han evidenciado un cambio en el mapa político del país, donde los candidatos de Evo Morales sufren derrotas en importantes ciudades y gobernaciones en tanto la vieja derecha amaga levantar la cabeza.

Javo Ferreira

Militante de la LOR-CI

Martes 31 de marzo de 2015

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, habla durante una rueda de prensa, domingo 29 de marzo 2015, en La Paz (Bolivia) - EFE

El pasado 12 de octubre Evo Morales garantizaba su tercer mandato con un 60% sin embargo hoy los resultados obtenidos por el partido de gobierno contrastan con esa cifra. El MAS de Evo Morales ha perdido en importantes ciudades y gobernaciones mientras en otras deberá terminar de definirse el resultado en una segunda vuelta.

Una derrota simbólica importante es la estratégica gobernación del Departamento de La Paz, donde el candidato de SOL.BO (partido municipalista de centro cuyos militantes estuvieron en alianza con el MAS hasta el 2009), Felix Patzi, obtiene el 51,9% de los votos seguido de la candidata Felipa Huanca del MAS que bordea el 29,5%. En tercer lugar se encuentra el partido de centro derecha, Unidad Nacional (UN), con casi el 9 %. A este importante retroceso del MAS es necesario agregarle el virtual empate en la gobernación de Chuquisaca con una diferencia entre el MAS y Chuquisaca Somos Todos (CST) del 0,3%, lo que significa que habrá segunda vuelta con un resultado previsible de la pérdida de la gobernación por parte del MAS.

Por otro lado, en el Departamento del Beni al perder la personería electoral (ver nota LID) Unidad Demócrata (UD) partido de derecha regional y autonómica permitió que el MAS obtuviera la primera minoría para la gobernación. Esta situación conduce a una segunda vuelta con un resultado previsible del triunfo de la derecha regional.

El otro gran retroceso fue en la ciudad de Tarija donde el MAS perdió no sólo la alcaldía sino también la gobernación. Como se recordará durante todo el proceso constituyente Bolivia vivió fuertes enfrentamientos y asonadas derechistas en Chuquisaca, Pando, Tarija, Cochabamba y Santa Cruz. Luego de los acuerdos de la Asamblea Constituyente la derecha tradicional quedó reducida con la incorporación de varios de sus miembros a las filas del MAS y el desplazamiento de sus sectores más radicalizados, sin embargo hoy, se fortalece como parte del nuevo régimen político “plurinacional”.

Pero la derrota más importante está dada en la alcaldía de la importantísima ciudad de El Alto, donde la candidata de centro derecha, Soledad Chapetón UN obtiene 55,1% seguido del ex alcalde del MAS y ex dirigente de la Central Obrera Regional Edgar Patana con 28%; mas atrás se encuentra con un 9% SOL.BO.

La pérdida de la ciudad de El Alto, ciudad que protagonizó una década atrás el levantamiento insurreccional de octubre del 2003 y que expulsó al presidente de entonces, Gonzalo Sánchez de Lozada, es una derrota importante ya que es considerada la ciudad que sostuvo con su movilización a los cambios institucionales y políticos que promovió Evo Morales durante estos años. Apenas conocidos los primeros resultados el empresario y dirigente del partido UN, Samuel Doria Medina, en un discurso animoso y triunfalista se refirió en forma irónica a la negativa de García Linera y Morales de trabajar con los opositores, afirmando que la ciudad de El Alto, la ciudad Aymara ha “perdido el miedo” y nadie puede decir que no trabajara con semejantes resultados electorales. Es evidente un reverdecer de la vieja derecha neoliberal en la misma ciudad que los expulsó del poder, como lo expresó el ex dirigente indianista Felipe Quispe y protagonista destacado de aquellos días: “la burguesía esta volviendo desde El Alto”, y agregamos nosotros “gracias al MAS”.

Así mismo el MAS pierde la estratégica municipalidad de Cochabamba donde el militante derechista José María Leyes, golpeador de indígenas durante la asonada de enero del 2007 que tuvo un saldo de tres personas asesinadas, hoy llega a la alcaldía con un 55%.
Pese al retroceso parcial del MAS en estratégicas plazas políticas, como la ciudad de El Alto y La Paz entre otras, como afirmó Álvaro García Linera - en su discurso luego de conocerse los resultados electorales-, el MAS continuaría siendo la única fuerza política nacional. García Linera resaltó y saludó la “fiesta democrática” que se vivió en Bolivia gracias a su diversidad de formas de votación (democracia representativa y democracia según usos y costumbres de los pueblos indígenas) y su pluriculturalidad, siendo por ello, uno de los países “más democráticos del mundo”. En un discurso de carácter defensivo que buscaba separar al presidente y a su gabinete de la derrota sufrida por algunos de sus candidatos, como Edgar Patana en la ciudad de El Alto con el que cerró campaña, resaltó el carácter fragmentado de la oposición y la fortaleza del régimen político que Evo capitanea.

En este marco, lo que se consolida en Bolivia es el régimen político al servicio de la clase dominante, que fue puesto en marcha con la nueva constitución el 2008 y que hoy se fortalece al encaminarse mecanismos de alternancia entre el MAS, actor central en la construcción del nuevo régimen de dominio burgués, y la vieja derecha en el manejo de las instituciones estatales.






Temas relacionados

MAS Boliviano   /   Elecciones en Bolivia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO