×
×
Red Internacional

Asia.Ejercicios militares conjuntos China-Rusia: ¿hacia una nueva alianza asiática?

El primer ejercicio militar interno en territorio chino con participación rusa indica el creciente acercamiento entre Moscú y Beijing.

André Barbieri@AcierAndy

Miércoles 11 de agosto | Edición del día

La amistosa relación político-militar entre China y Rusia no es precisamente una novedad, considerando la última década, marcada por las consecuencias de la crisis económica mundial. La regularidad con la que participan en ejercicios militares conjuntos, en diferentes regiones de Asia, tampoco es la misma. Ahora, las fuerzas rusas están participando en un ejercicio militar nacional chino por primera vez, alimentando la sospecha entre los analistas occidentales de que los dos regímenes autocrácos asiáticos, opositores al imperialismo estadounidense, están desarrollando capacidades operativas conjuntas.

Según declaraciones de los Ministerios de Defensa de China y Rusia, el ejercicio denominado “Joint Western 2021” en el oeste de Ningxia, que involucra a más de 10.000 soldados, se centra en operaciones de reconocimiento y alerta temprana, guerra electrónica y ataques conjuntos. El ejército ruso ha confirmado que ha enviado aviones de combate Su-30SM, unidades de rifles motorizados y sistemas de defensa aérea a China como parte del ejercicio. Los ejercicios también marcan la primera vez que los soldados rusos usan armas chinas, obteniendo acceso a vehículos blindados chinos.

Con la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, y después de que tanto Pekín como Moscú hayan tenido contactos con los talibanes, el ejercicio está siendo observado de cerca en busca de indicios de que las fuerzas chinas y rusas están aprendiendo a coordinar misiones y a realizar operaciones conjuntas. "Es la primera vez que los chinos dejan que los rusos participen en uno de sus propios ejercicios", dijo Roderick Lee, director de investigación del Instituto de Estudios Aeroespaciales de China en la Universidad del Aire.

Ningxia es una provincia occidental de China cercana a las provincias de Xinjiang y Gansu. Ambas son regiones desérticas de China donde recientemente se han encontrado datos que confirman la presencia subterránea de instalaciones de almacenamiento de armas nucleares, más precisamente 800 km², equivalentes a silos para misiles balísticos. Xinjiang, que alberga la frontera de China con los países de Asia Central, es la región donde la burocracia del Partido Comunista de China tiene más de 1 millón de musulmanes uigures encarcelados en campos de concentración. Al compartir una estrecha frontera con Afganistán, Beijing está tomando medidas que podrían indicar el interés de Xi Jinping en forjar acuerdos con los fundamentalistas talibanes para frenar los movimientos separatistas en esas regiones.

La decisión de Rusia de participar fue "sin duda un paso adelante en la profundización de la interacción y cooperación militar" entre países, dijo Mikhail Barabanov, investigador principal del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, un grupo de expertos en defensa con sede en Moscú. "Parece que esta cooperación se profundizará antes [de lo esperado], involucrando todas las nuevas estrategias de ambos lados".

Si bien Moscú y Beijing insisten en que su relación no es una alianza de defensa formal, se sospecha que las dos fuerzas armadas podrían otorgarse acceso a los sistemas de comunicaciones electrónicas de cada uno y construir estructuras de mando conjuntas. "Si los vemos operando uno al lado del otro y comienzan a compartir información de inteligencia y comunicaciones, entonces habrá cierta interoperabilidad en un conflicto o crisis", reiteró Lee. Comunicación. Esa es la dirección en la que tengo la sensación de que se están moviendo ".

Ejercicios conjuntos chino-rusos en 2018

Cuando las fuerzas armadas de China y Rusia comenzaron los ejercicios conjuntos en 2005, solo se asociaron en el ejercicio anual llamado "Misión por la paz" de la Organización de Cooperación de Shanghai (que involucra a China, Rusia y países de Asia Central como Kazajstán y Uzbekistán), tradicionalmente enfocado sobre la lucha contra las insurgencias en Asia Central. Pero desde 2012, Rusia y China han estado realizando ejercicios navales bilaterales regulares. Desde 2018, el Ejército Popular de Liberación ha participado en tres de los ejercicios estratégicos anuales de Rusia, realizados en el este, centro y sur de Rusia.

Tilman Pradt, que escribió en 2016 el libro "La nueva política exterior de China: modernización militar, multilateralismo y la ’amenaza de China’", sistematiza la regularidad prácticamente anual en la que China y Rusia realizan ejercicios navales conjuntos en una amplia zona del territorio asiático, incluidos los mares del sur y del este de China, ejercicios dominados por operaciones antisubmarinas y de defensa aérea.

Esta amistad militar es fruto de un acercamiento político sistemático. La relación entre Rusia y China se fortaleció en 2014, cuando los lazos políticos de Moscú con Occidente se deterioraron tras la anexión rusa de la península de Crimea, extraída de Ucrania. China es hoy el mayor socio comercial de Rusia. Moscú ha apoyado a Pekín en su reivindicación de prácticamente todo el Mar de China Meridional, algo que repele Estados Unidos. Este acercamiento entre Rusia y China, en efecto, comparte el objetivo de paralizar la política de Estados Unidos de dividir a los dos países, y de interferir en los asuntos asiáticos (importantes para Pekín) y en los de Europa del Este (importantes para Moscú).

Esto llevó a Xi Jinping a calificar a Putin como su "mejor amigo" en junio de 2019: "En los últimos seis años, nos hemos reunido casi 30 veces. Rusia es el país que más veces he visitado, y el Presidente Putin es mi mejor amigo y colega", dijo Xi en una conferencia de prensa durante su visita de tres días a Rusia. En esa ocasión, Putin dijo que los lazos bilaterales habían "alcanzado un nivel sin precedentes" y describió la relación entre ambos países como "una asociación integral y una cooperación estratégica".

A pesar de la luna de miel militar entre las potencias asiáticas, se espera que el Ejército Popular de Liberación no participe en el gran ejercicio que se celebrará en el oeste de Rusia este año. Pero no por desconfianza mutua: se trata de un movimiento calculado por China para no alarmar a los países de la OTAN sobre el poderío militar chino. Como dijo Richard Weitz, director del Centro de Análisis Político-Militar del Instituto Hudson, China ha "esquivado astutamente la cuestión de llevar sus fuerzas terrestres a las fronteras orientales de la OTAN haciendo de este ejercicio en China un sustituto de la participación en el ejercicio ruso".

El acercamiento político-militar con Rusia es un aspecto clave de la política asiática de Xi Jinping, y aunque la historia de las relaciones diplomáticas entre China y Rusia en el siglo XX ha sido turbulenta, la nueva configuración de la rivalidad estratégica opuesta por Estados Unidos a los dos países hace que la noción de una entente sino-rusa sea un objetivo con claros beneficios. Este es el principal obstáculo a las sugerencias de autores como Rafael Poch, que aconseja a Washington operar un "1972 a la inversa": es decir, invertir la dirección de la política que, a mediados de los años 70, Kissinger y Nixon utilizaron para aislar a la Unión Soviética acercando a China. Las maniobras militares conjuntas son una prueba de esta dificultad.

La relación chino-rusa, sin embargo, no es prueba alguna. Asia es un crisol de contradicciones sociales, en el que vemos sucesivas oleadas de protestas y huelgas (como la lucha de los trabajadores de Myanmar contra la junta militar golpista, apoyada por Beijing); en el caso de que la lucha de clases escape al control autocrático, pueden surgir disputas y disensiones entre rusos y chinos. De la misma manera, el expansionismo chino en Asia no tiene una eterna “luz verde” para Putin, que protege la herencia de la Gran Rusia oprimiendo a los pueblos. De hecho, en los ejercicios militares conjuntos no solo necesitamos observar la cooperación, sino el control común, ya que el espionaje ruso no deja de aprender con qué armas la China de Xi busca llevar a cabo el “Sueño Chino”.

Los ejercicios militares en el oeste de China son seguidos por ejercicios llevados a cabo en su costa este, que son mucho más numerosos hasta ahora. Según los datos recopilados por el South China Morning Post, China realizó 20 ejercicios navales con elementos de captura de islas solo en la primera mitad de 2021, superando los 13 ejercicios realizados a lo largo de 2020. En el ejercicio más reciente, el ejército chino incorporó dos tipos de maniobras no tripuladas con drones, vehículos de asalto anfibio, obuses, sistemas de cohetes autopropulsados ​​de lanzamiento múltiple entre sus armamentos, según imágenes de video de la emisora ​​estatal china CCTV. Estas operaciones de capacitación tienen como objetivo preparar, combinando elementos retóricos y reales, para la reincorporación forzosa de Taiwán en China continental.

El hecho es que las armas chino-rusas aumentan su interoperabilidad en un tablero estratégico para los Estados Unidos. Esto está llenando de chispas una región del mundo que ya está llena de pólvora, resultado de la pobreza generada por la crisis económica mundial y agravada por la crisis de salud en la pandemia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias