×
×
Red Internacional

ESTADOS UNIDOS - COVID.Docentes de Chicago luchan contra la reapertura de escuelas en condiciones inseguras

Mientras las escuelas públicas de Chicago se preparan para regresar a las clases presenciales, la dirección del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) denunció que las escuelas no son seguras y están haciendo votar entre los docentes no volver a clases este lunes.

Sábado 23 de enero | Edición del día

El miércoles 20 de enero, pocas horas después de la toma de posesión del presidente Joe Biden, los docentes de Chicago empezaron a discutir que hacer frente al anuncio de vuelta a clases presenciales a partir de el lunes 25, sin condiciones de seguridad. Esa noche, los delegados del Sindicato de Docentes de Chicago (Chicago Teachers Union, CTU), que representan a más de 25,000 maestros y trabajadores de la educación, votaron abrumadoramente contra la vuelta a clases sin garantías de seguridad para toda la comunidad educativa en las Escuelas Públicas de Chicago. Esta decisión se produce solo dos semanas después de que cientos de maestros de preescolar y educación especial, también representados por la CTU, se negaran a regresar al aula debido a condiciones laborales inseguras.

La resolución, que fue aprobada por más del 80 por ciento de los 600 delegados sindicales, autorizó a todos los miembros de la CTU a negarse a regresar a las aulas y a trabajar de forma remota en caso de que las escuelas públicas de Chicago reabrieran el 25 de enero. La decisión de la dirección sindical, pasó este fin de semana a las bases de los y las docentes, que tienen hasta el final del sábado para tomar una decisión. Si se ratifica, la resolución allanará el camino para lo que equivaldría a una huelga masiva de maestros a partir del lunes. La última vez que la CTU se declaró en huelga, en 2019, cerraron escuelas durante dos semanas y recibieron un amplio apoyo de los padres y del público en general. Sin duda, otra huelga para proteger la salud de los niños y sus comunidades también contará con el amplio apoyo de los trabajadores de toda la ciudad.

La decisión de rechazar el plan de reapertura de la administración de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) se produce en un momento en que el país todavía se está recuperando de una segunda ola devastadora de infecciones y muertes por coronavirus que, combinadas con la primera ola, se han cobrado la vida de más de 400.000 personas en los Estados Unidos, incluidos muchos estudiantes, educadores y personal escolar, y ha dejado a miles más con problemas de salud permanentes . "Se trata de una pandemia que ha matado a 400.000 estadounidenses, y una abrumadora mayoría de nuestros delegados están decididos a poner la seguridad en primer lugar y seguir enseñando de forma remota", dijo el presidente de CTU, Jesse Sharkey, en un comunicado de prensa emitido el miércoles.

Si bien Chicago no se ha visto tan afectada como otras regiones, la tasa de infección sigue siendo tres veces mayor que el pico de la primera ola de marzo. La tasa de positividad para la ciudad, una medida utilizada con frecuencia por los epidemiólogos para evaluar cuándo sería posible reabrir las escuelas, es actualmente del 7,6 por ciento, muy por encima de la tasa del 5 por ciento que, según la CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), es necesaria para reabrir las escuelas con un "bajo riesgo de transmisión". Mientras tanto, el estado de Illinois todavía está experimentando un “brote activo” con más de 37 casos nuevos por cada 100,000 residentes cada semana, un número que es casi el doble de las pautas de los CDC para lo que constituye un “riesgo moderado” de transmisión escolar. Estos factores son la razón por la que 147 enfermeras de la administración de Escuelas Públicas de Chicago firmaron un comunicado a principios de este mes en el que expresaban inequívocamente su oposición a la reapertura:

"Covid-19 ha causado estragos en todos. Los estudiantes, las familias y los docentes se han visto afectados. En las comunidades afroamericanas y latinas, ha habido un sufrimiento desproporcionado. No es de extrañar que dos tercios de las familias de estos orígenes hayan optado por continuar con el aprendizaje a distancia. Las inequidades de salud racistas crónicas subyacen a estas disparidades, y el argumento de CPS de que la “equidad” debe hacer que los estudiantes regresen a edificios inseguros no tiene sentido".

El hecho de que la administración de Escuelas Públicas de Chicago crea que es seguro abrir escuelas para la educación presencial en tales circunstancias y frente a tal oposición de los profesionales en primera línea muestra cuán desconectados y alejados de la realidad de las comunidades están estos funcionarios. También revela, una vez más, el importante papel que han jugado y deben seguir jugando los sindicatos en la defensa de sus trabajadores y sus comunidades contra la pandemia del coronavirus.

Una huelga de la CTU, pocos días después de la asunción de la nueva administración de la mano de Joe Biden, que ha prometido abrir escuelas públicas en los Estados Unidos dentro de los primeros 100 días, podría enviar un mensaje real de que los sindicatos están listos para luchar contra esta nueva administración y proteger las vidas. y medios de vida de los trabajadores en todas partes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias