×
×
Red Internacional

Grave. Denuncian al jefe de las Fuerzas Armadas de Argentina por ejercicios golpistas contra Venezuela

Juan Martín Paleo, actual Jefe del Estado Mayor Conjunto de Argentina, en 2019 era comandante de la fuerza de despliegue rápido del Ejército. A las órdenes del gobierno de Macri y con la “guía” del Comando Sur de Estados Unidos, Paleo encabezó el “ejercicio Puma”, donde las Fuerzas Armadas argentinas eran instruidas para participar en una eventual incursión militar contra el régimen de Nicolás Maduro. Los documentos los difundió este domingo el periodista argentino Horacio Verbitsky.

Lunes 14 de febrero | 11:24
En la fotografía, el exministro de Defensa Agustín Rossi, presidente Alberto Fernández y Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FFAA argentinas Juan Martín Paleo | Foto Ricardo Pristupluk - La Nación

En su edición del domingo en su sitio El cohete a la luna, el periodista argentino Horacio Verbitsky denunció (a partir de documentación que le entregaron “algunos jefes militares”) que “entre abril y julio de 2019, el Ejército de Argentina realizó el ejercicio Puma, que contemplaba la invasión de Venezuela. El ejercicio se ejecutó en siete sesiones en la Guarnición de Ejército "Campo de Mayo", una de las más grandes guarniciones militares del país, y por videoconferencia con la brigada de paracaidistas de la provincia de Córdoba, la Brigada Mecanizada X de la provincia de La Pampa y los comandos de la Fuerza de Operaciones Especiales, también de la provincia de Córdoba. Incluyó además coordinación con unidades de la Armada y de la Fuerza Aérea. Al mando estuvo el general Juan Martín Paleo, quien entonces era comandante de la fuerza de despliegue rápido. Desde marzo de 2020 es Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas argentinas.

En su artículo titulado “Un general Paleo(lítico)”, Verbitsky recuerda que ese ejercicio militar “coincidió con la escalada de Estados Unidos contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro, que incluyó el reconocimiento como ‘Presidente encargado’ del entonces presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó”. De hecho liga esas actividades en Campo de Mayo con la posibilidad de brindar (en el marco de una incursión coordinada de varios ejércitos) “asistencia humanitaria a Venezuela” en tiempos en los que Juan Guaidó encabezaba un alzamiento con militares, llamado “Operación Libertad”.

Te puede interesar: Elecciones en Venezuela: "La mayoría de la población no fue a votar"

Si bien el “ejercicio Puma” se mantuvo en el más absoluto secreto (hasta ayer), el portal El cohete a la luna afirma que “cuando las autoridades del ministerio de Defensa que desde diciembre de 2019 condujo Agustín Rossi lo interrogaron por el ejercicio, Paleo dijo que se trató de planificar la seguridad de la reunión del G-20 en Buenos Aires. Esa versión no se sostiene: el G-20 sesionó el 30 de noviembre y el 1° de diciembre de 2018, y el Puma se realizó entre abril y julio de 2019. Ahora, al tanto de las preguntas del Cohete, afirma que se trató de una orden del entonces jefe de Estado Mayor, general Bari Sosa, para planificar la asistencia humanitaria a Venezuela”.

Además, afirma que “el actual ministro de Defensa, Jorge Taiana, nunca habló con Paleo sobre el episodio”. En ese sentido vale recordar que en marzo de 2020, cuando el Gobierno de Alberto Fernández inició su campaña “sanitaria” contra el covid-19 empoderando a las Fuerzas Armadas para que ingresen a los barrios populares, Paleo fue premiado con un ascenso a la cumbre del escalafón militar argentino: jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Paleo presentado en la página oficial de las Fuerzas Armadas de Argentina
Paleo presentado en la página oficial de las Fuerzas Armadas de Argentina

El artículo de Verbitsky (que puede leerse completo acá), detalla las alternativas del “ejercicio Puma”, con fechas y particularidades como, por ejemplo, el esquema de denominaciones de países latinoamericanos a los fines de no mencionar los nombres reales. Por caso, Venezuela es llamada “Vulcano”, Argentina es “Ares”, Brasil es “Febo”, Colombia es “Ceres” y la misma Sudamérica es llamada “Patagonia del Sur”.

Pero además valora ese movimiento de las tropas en la guarnición de Campo de Mayo en el marco de la estrategia del gobierno de Mauricio Macri de adhesión directa a la política de Donald Trump hacia América Latina encuadrada en su apuesta a “la confrontación global con potencias hostiles, como China, Rusia e Irán”. En ese sentido afirma que “la asistencia humanitaria y la defensa de los derechos humanos son las excusas habituales de Estados Unidos para sus intervenciones en cualquier lugar del mundo. En la planificación del Puma, la fuerza de despliegue rápido forma parte de una fuerza multinacional, creada por una resolución figurada de las Naciones Unidas (que nunca ocurrió en la realidad)”.

Te puede interesar: Venezuela tras el golpismo del 30A y la agresión imperialista

El cronista del sitio web El cohete… recuerda, a su vez, que esa política estadounidense hacia el considerado su “patio trasero”, viene de hace al menos dos décadas cuando, a través información recabada por el Comando Sur del ejército yanqui, Estados Unidos empezó a poner el foco en el subcontinente, orientando sus estrategias militares de acuerdo con los intereses económicos estratégicos de las gestiones demócratas y republicanas. En el caso de Venezuela, claramente se combinan la puja por la apropiación del petróleo y el combate a un régimen político no alineado con la Casa Blanca.

Luego de mostrar los detalles del “ejercicio Puma” y su contexto nacional y continental, el periodista Verbitsky recuerda una disputa “interna” producida en la gestión de Cambiemos (coalición de Macri en el gobierno), entre la jefatura de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a cargo de Gustavo Arribas y el Ministerio de Defensa al mando de Oscar Aguad. Sin mencionar el “Puma”, Arribas cuestionaba por “inconstitucionales” (prohibidos por ley) informes sobre Venezuela realizados por la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar del ministerio que tiene bajo su órbita a las Fuerzas Armadas. Pese a las demandas de su amigo personal, Macri llegó al final de su mandato sin realizar cambios sustanciales en la jerarquía militar responsable de realizar esos informes.

Te puede interesar: Reducen el gasto social pero aumentan el presupuesto para las Fuerzas Armadas

Como informa Verbitsky, fue con la asunción de Alberto Fernández en la Presidencia y de Agustín Rossi en el Ministerio de Defensa que los generales Bari del Valle Sosa y Claudio Pasqualini (jefe del Estado Mayor Conjunto de las FFAA y jefe del Ejército argentino, respectivamente) fueron pasado a retiro. Aunque vale decir que no lo hicieron por haber realizado informes de inteligencia prohibidos ni por ejercicios como el “Puma”, sino porque esos militares habían reivindicado públicamente y en reiteradas ocasiones a sus camaradas de armas que actuaron durante el genocidio de los años 70. Evidentemente para el Frente de Todos el general Paleo no entraba en esa caracterización.

El artículo finaliza con este párrafo: “El Cohete se pregunta, con datos precisos y sin adjetivos, si esta descalificación (aplicada a los generales Del Valle Sosa y Pasqualini, NdR) no debería alcanzar al Puma Paleo, quien aceptó planificar la invasión a Venezuela que querían Trump y Macrì”.

Obviamente el actual presidente argentino Alberto Fernández parece tener otras “urgencias” para resolver, como las peleas interna en el Frente de Todos (su coalición gubernamental) en torno al acuerdo con el FMI y su búsqueda de “hacer pasar” sin demasiados traumas el ajuste acordado con el organismo financiero. De todos modos, la denuncia del sitio El cohete a la luna muestra, además de tensiones hacia el interior del Frente de Todos, el carácter históricamente cipayo de las Fuerzas Armadas argentinas y el intento permanente de todos los gobiernos de dicho país por lavarles la cara con relevos jerárquicos buscando represtigiarlas ante el pueblo trabajador.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias