×
×
Red Internacional

Protestas obreras. Continua el paro de brazos caídos de los trabajadores de DIANCA por sus derechos laborales

Siguen con el paro de brazo caídos los trabajadores de la empresa Diques y Astilleros Nacionales DIANCA, ubicada en Puerto Cabello. Están de paro desde el 15 de noviembre en protesta porque no se respetan sus derechos laborales, por el amedrentamiento y contra la gestión de la actual gerencia del astillero naval.

Martes 29 de noviembre de 2022 | 11:06
Fotografías cortesía de los trabajadores de DIANCA

Los trabajadores sostuvieron una reunión este lunes 28 de noviembre con el presidente de la empresa estatal, el almirante Luis Enrique Castillo, en la que participó también la Inspectoría de Trabajó, Inpsasel y una comisión de los jubilados, con la ausencia de la comisión de la Asamblea Nacional que se había comprometido a participar. Es la segunda vez que los representantes del Legislativo nacional los deja esperando.

El presidente de la empresa manifestó que no había dinero, sin embargo, en las primeras horas de la mañana de este lunes y antes de dar inicio a la reunión los recibió con un piquete de la Guardia Nacional para intimidar a los trabajadores en su justo reclamo. Esta era su “contribución” para bajarle presión a una lucha que lleva ya casi dos semanas y que va caldeando el ánimo de los trabajadores al no tener respuestas concretas.

El pasado 23 de noviembre se habían reunido las partes (el presidente de la empresa, el sindicato y una comisión de la Asamblea Nacional) llevándose los planteamientos de los trabajadores para buscarle solución, con la condición de que se incorporarán y el 25 del mes corriente volverse a reunir, accediendo la parte de los trabajadores. Pero llegó la fecha acordada para la nueva reunión, no asistieron ni los representantes patronales, ni la comisión de la Asamblea Nacional, generando malestar como es lógico en los obreros.

Los trabajadores manifiestan que “la Asamblea Nacional inconsecuente con las demandas nos ha dejado esperando en dos oportunidades. Ese sector, su función es de supervisar, contralor, gestionar, ante los organismos competentes para buscar la solución, los recursos, ha actuado con indiferencia dejando en evidente su poco interés de darle repuestas a esta crisis provocada por ineficiencia y corrupción, a pesar de las irregularidades que se le ha hecho saber. Su comportamiento e indiferencia en este conflicto laboral hasta ahora se ha convertido en cómplice.”

La no respuesta a las demandas de los trabajadores y el amedrentamiento con la Guardia Nacional no tiene otra intención que buscar desmoralizar a los trabajadores. Los trabajadores denuncian que mientras tanto siguen las empresas de maletín, laborando en horario prohibido con actividad de arenados, producto contaminante que afecta la salud de los trabajadores, sin importarle que el servicio médico de la empresa carezca de insumo para enfrentar cualquier emergencia que suele ocurrir, siendo también que DIANCA está rodeada de montañas y en estos tiempos de lluvia las serpiente bajan de los cerros corriendo peligro el trabajador de ser víctima de una picada de serpiente, y no hay suero antiofídico.

Los trabajadores hacen saber que, de acuerdo a el ministerio de salud y el IVSS, DIANCA es una empresa de alto riesgo, clase "B", porque las condiciones de trabajo son extremas, trabajo en sitios confinados, altos decibeles de ruidos sobre el 80% de la capacidad auditiva, exposición a gases pesados por la soldadura, argón, corte con plasma, sin ambulancia, sin carro bomba. “Estamos en presencia de un gobierno insensible e inhumano, que prevalece el capital por encima de la salud, la vida de los trabajadores” manifiestan los obreros.

Los trabajadores reclaman que no se les cancelan las utilidades, bono de producción, que hay semanas de trabajos realizados y trabajos por fuera de tiempo que tampoco se las pagan, y no se les entregan la dotación de uniformes y equipos de trabajo adecuados. Y para los jubilados es peor, pues desde la empresa alegan que no es obligatorio ciertos beneficios de los activos, como si no hubiesen sido para del astillero naval toda su vida como trabajadores.

Además, revelan que operan empresas contratistas que realizan trabajos tercerizados y sin control, así como irregularidades como la existencia de contrabando de gasoil y un saqueo del que es objeto la industria naval DIANCA en cuanto a la venta de partes como si fueran chatarras.

DIANCA es una de las empresas más importantes del país y cuenta con al menos 110 años de existencia. Entre sus múltiples labores se encuentra la construcción y reparación de embarcaciones y estructuras navales de la marina mercante.

Frente a esta burla que son objeto los trabajadores de DIANCA, deben mantenerse firme en su lucha. Rodear de solidaridad esta lucha es fundamental para los trabajadores de la región y el país. De triunfar los trabajadores de una de las industrias importantes, se transformará en un empuje para las luchas que se vienen desarrollando por el salario igual a la canasta básica y demás derechos laborales.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias