×
×
Red Internacional

Guerra en Ucrania. Conferencia entre Biden y Xi Jinping: advertencias mutuas y un llamado a "trabajar por la paz"

La videoconferencia de poco menos de dos horas concluyó con advertencias de ambas partes. Biden amenazó con represalias en caso de una ayuda directa de parte de China a Rusia, y Xi Jinping le advirtió que la actual guerra muestra que "las relaciones entre Estados no pueden llegar al nivel de la confrontación". Sin más novedades Xi se ubicó como el abanderado de "la paz mundial".

Viernes 18 de marzo | Edición del día

Joe Biden y Xi Jinping concluyeron una llamada de casi dos horas durante las cuales el presidente estadounidense había anunciado que advertiría a Beijing que Estados Unidos estaba preparado para tomar represalias si apoyaba activamente a Rusia. Se refería a los rumores filtrados desde los propios funcionarios estadounidenses por una posible ayuda militar China a Rusia. Sin embargo, Xi Jinping que nunca cuestionó la invasión rusa, pero negó que exista apoyo directo, utilizó la conversación ubicándose como líder de una potencia que discute de igual a igual con Estados Unidos, haciendo un "llamado a la paz".

Así, advirtió a Biden que los relaciones entre ambos Estados no deben deteriorarse hasta el punto de llegar a un “nivel de confrontación” y que “Como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y siendo las dos principales economías del mundo, no solo debemos guiar las relaciones de EE UU y China por el buen camino, sino también asumir nuestras responsabilidades internacionales y hacer esfuerzos por la paz y estabilidad mundiales”

El presidente chino, también urgió a Biden, a "trabajar de forma conjunta por la paz mundial" y dijo que la crisis en Ucrania es algo que "no habrían querido ver", según una transcripción preliminar de la agencia oficial Xinhua, tras la primera conversación que mantienen ambos mandatarios desde noviembre pasado.

"China y EE.UU, no solo deben encauzar sus relaciones por el camino correcto, sino también compartir sus responsabilidades internacionales y trabajar por la tranquilidad y la estabilidad mundial", afirmó Xi Jinping.

Antony Blinken, secretario de Estado de EE. UU., dijo antes de que comenzara la llamada que Biden “dejaría en claro que China asumirá la responsabilidad de cualquier acción que tome para apoyar la agresión de Rusia, y no dudaremos en imponer costos”. Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo a los periodistas que la llamada era una oportunidad para que Biden viera “dónde se encuentra el presidente Xi”.

El domingo, funcionarios estadounidenses filtraron al diario New York Times la información de que Rusia supuestamente había pedido a China apoyo militar directo en Ucrania. Sin embargo, los funcionarios chinos negaron inmediatamente esa acusación.

La respuesta llegó a las pocas horas cuando el embajador de China en Estados Unidos escribió en el Washington Post que China respalda las conversaciones de paz para poner fin al conflicto, aunque no condenó el reaccionario ataque de Rusia.

En esa misma tónica se mantuvo este viernes la postura de Xi Jinping, sin condenar el ataque y haciendo un llamado a "trabajar por la paz", tratando de evitar que el conflicto lo afecte en un momento en que enfrenta un rebrote de coronavirus con cierres de importantes ciudades, incluyendo el polo industrial de Shenzhen, y de algunos puertos, y con una diversos problemas económicos.

Ante los rumores provenientes de Washington el analista James Palmer de Foreign Policy ya señalaba que “Las probabilidades de que China brinde apoyo militar directo a Rusia todavía parecen bajas, por varias razones. China también tiene dos crisis en curso: omicron y la economía . Asumir una tercera parece demasiado”.

En la conversación, Xi Jinping volvió a insistir en su postura de abogar por un diálogo para poner fin a la guerra en Ucrania.

Como señalamos en un artículo reciente "la prensa occidental, ligada a los objetivos de la OTAN, viene tratando de introducir una cuña en el acercamiento estratégico entre Pekín y Moscú. El interés anunciado de China en actuar como intermediario para un alto el fuego en Ucrania, y el consejo de Xi a Putin para resolver el problema con "negociaciones equilibradas", dan fe de que la preocupación por la estabilidad no ha cambiado en Pekín, en un año decisivo para el Gobierno central. A fines de 2022, Xi buscará un tercer mandato sin precedentes en el XX Congreso del Partido Comunista, lo que implica meses de preparación y disciplinamiento de las filas de la burocracia bonapartista a nivel municipal y provincial (...) El aumento de los precios de las materias primas, la alza inflacionaria y el riesgo alimentario en China pueden generar convulsiones sociales que pongan en riesgo los preparativos para la apoteosis de Xi en noviembre."

Te puede interesar: Para China, las ganancias geopolíticas con Putin superan las pérdidas económicas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias