Internacional

VIOLENCIA DE GÉNERO EN CHILE

Carabineros detuvo a mujer que iba a denunciar un abuso: la acusan de violar el toque de queda

Los hechos aberrantes ocurrieron en Pichilemu, localidad ubicada a 200 km al sur de Santiago, el 5 de julio. Luego de constatar la violación, la policía chilena mantuvo a la mujer detenida en el calabozo.

Viernes 10 de julio | 22:11

La Defensoría Penal Pública de la Región de O’Higgins comunicó a través de sus redes sociales que una mujer fue violada en la comuna de Pichilemu, y que posteriormente, ya de noche, cuando se dirigía a hacer la denuncia por agresión sexual, fue interceptada por funcionarios de Carabineros, que la detuvieron "por no respetar" el toque de queda.

Según explicaron desde la Defensoría Penal Pública, el hecho ocurrió la noche del 5 de julio en un sector rural de la comuna de Pichilemu, donde una mujer de mediana edad se encontraba compartiendo con otros dos sujetos, quienes le ofrecieron vino.

Según su relato, perdió la conciencia y despertó cerca de las 4 de mañana con su ropa desgarrada y ella adolorida, con claros signos de haber sido abusada sexualmente. La mujer llegó por sus propios medios a la casa de una vecina del sector, quien la acogió y llamó a Carabineros para dar cuenta del hecho.

Al llegar al lugar, los funcionarios policiales encontraron a ambas mujeres afuera de la casa, tomando detenida sólo a la víctima de la agresión sexual "por no respetar el toque de queda"; esto incluso luego de que la mujer explicara lo ocurrido y manifestara querer realizar una denuncia.

Luego fue trasladada a constatar lesiones, donde se confirmó el daño físico atribuible a una violación. Ante esto, Carabineros abrió una nueva investigación, pero mantuvo a la mujer detenida en el calabozo y la condujeron al control de detención.

El Tribunal de Garantía de Pichilemu declaró ilegal la detención, señalando que Carabineros debió auxiliar a la mujer como víctima de un delito sexual y, en ningún caso, haberla tomado detenida por no respetar el toque de queda.

Hoy, nuevamente, somos testigos de cómo una mujer es doblemente violentada, no sólo por el abuso terrible al cual fue sometida, sino también por la vulneración de derechos humanos mínimos, como es el tener auxilio y reparo, de parte una institución podrida, como es Carabineros de Chile.

No se puede esperar más de este tipo de instituciones “del orden”, las cuales han sido fuente de torturas y las más horribles vejaciones a lo largo de la historia, lo vimos a gran escala en plena dictadura militar, en pleno estallido social donde hubo decenas de denuncias de mujeres por violación y abuso sexual por parte de efectivos policiales; a muchas incluso las amedrentaron introduciendo la punta de la luma o fusil en la vagina y en el ano, amenazándolas de violarlas.

Es contra la violencia de esta institución al servicio de los intereses del gobierno de Piñera y los empresarios frente a la cual como agrupación de mujeres Pan y Rosas nos hemos movilizado en diversas ocasiones y lo seguiremos haciendo hasta verla caer. ¡Juicio y castigo! No más respaldo a una institución criminal que cuenta con el alero de la violencia patriarcal de una sociedad capitalista, dueña de las desigualdades más brutales.






Temas relacionados

Pan y Rosas "Teresa Flores" Chile   /   Violencia de género   /   Carabineros de Chile   /   Chile   /   Género   /   Violencia policial   /   Violencia institucional   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO